Mensaje del senador Eduardo Ramírez, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, en el marco del 20 Aniversario de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

Ciudad de México, 16 de enero de 2024

Muy buenas tardes. Sean bienvenidos y bienvenidas a este lugar, recinto de la patria donde se discute el Federalismo mexicano, la política exterior y los temas de interés nacional para nuestra República.

En verdad es un gran momento para reflexionar las expresiones aquí vertidas por parte del presidente de la Academia Nacional de periodistas de Radio y Televisión, de un gran mexicano, Miguel Ángel López Farías.

También de su presidente fundador, al muy conocido don Enrique Lazcano.

Quisiera comentarles que hace algunas décadas, cuando prendíamos la radio y teníamos, éramos, yo creo que no tan jóvenes, sino infantes; yo escuchaba a don Enrique Lazcano y siempre con mucha propiedad, sus análisis y sus reflexiones sobre los problemas.

Nos hemos dado a la tarea en este Senado, quiero comentarles, tuvimos la iniciativa junto con otros senadores y senadoras, de reconocer a los talentos profesionales, a los talentos artísticos, a quienes han dado una lucha a favor de México. 

Entonces, en este Senado se le ha reconocido a destacados miembros del arte mexicano, de la pintura, el día jueves vamos a reconocer a grandes marinistas mexicanos; desde luego a deportistas, a los compositores, como bien lo dijo don Enrique. También les hemos dado homenaje y reconocimiento a los presentes post mortem.

Y, nació esta idea, porque en el Senado se entrega un premio al valor civil, que es el Premio Belisario Domínguez, y se entrega a aquellos que han aportado algo a la sociedad mexicana, pero nos limitamos mucho, porque hay diferentes disciplinas; diferentes profesiones o luchas o luchadores o luchadoras sociales que hacen una aportación. Entonces, se abrió esta posibilidad.

Y, también entregamos un reconocimiento a los destacados médicos, el Premio Jesús Kumate; y otro más que logré incorporar en mi paso por el Senado, que es el Premio a la Literatura Rosario Castellanos. Pero aun así, nos quedamos muy cortos. 

Si bien es cierto, en la Cámara de Diputados se entregan otros reconocimientos periodísticos, creo que es de Neri, y nosotros, los tiempos legislativos nos alcanzan. Y platiqué con Miguel López sobre su trabajo, cuando me di cuenta de que lo nominaron como presidente.

Siempre trato de tener un acercamiento con los medios de comunicación con quienes cubren la fuente del Senado de la República, tanto radio, televisión o a través de sus plataformas digitales. Y, Miguel, que es muy combativo, me invitó un día a su programa allá en la radio, Heraldo, y me di cuenta de su línea editorial; y particularmente siempre me gusta asumir retos porque a veces no queremos tocar temas, que son un poco escabrosos en la discusión del Senado de la República.

Y entonces, entablamos una relación laboral, él como comunicador y su servidor como portavoz y como legislador de los grandes temas de nuestra Constitución; y después nació el intercambio de ideas ya en lo personal, sobre el quehacer periodístico que llevan cada una y cada uno de ustedes. Y, nació esta idea, hacer un reconocimiento.

Lo hacemos sabiendo que su trabajo, como lo dijo don Enrique, es informar de una manera libre, democrática, aunque a veces no se cumple este propósito porque también los medios informativos son diseñados e instalados a través de empresas, que tienen también como un objetivo, su creación normativa. Pero, quienes ejercen el periodismo libre, independiente y con un periodismo responsable; porque ahora vemos ataques a través de las redes sociales, que eso no fomenta una consciencia, sino más bien fomenta también un sentimiento de odio, un sentimiento de confrontación.

Entonces, creo que son momentos de hacer un reconocimiento al trabajo que ustedes realizan.

El periodismo se ha vuelto un trabajo de alto riesgo, en todo el país, desde hace algunos años. Y creo que deben de tener las garantías para el libre ejercicio de su profesión; pero como en México tenemos tantas necesidades y tantas asignaturas pendientes, cuando se plantean los temas de medidas cautelares para ustedes, se toman con la solicitud normal de todos los temas que llegan.

Entonces, esta fue una de las grandes propuestas que se hicieron al inicio de la Legislatura: proteger con medidas cautelares a los activistas en derechos humanos, a quienes ejercen el libre periodismo o a quienes tienen una responsabilidad de alto riesgo y no logramos aún establecer leyes que sean sancionables para aquellos servidores públicos.

Vemos como esta semana hubo el cobarde asesinato de Samantha, una gran activista de la comunidad LGBT. Yo tuve el honor de haberla conocido y fue una extraordinaria persona, que defendía, incluso la tuvimos en esta Tribuna; sus propuestas con una gran vehemencia.

Me dio mucha tristeza, pero también me dio mucha indignación, porque ella como otras o como otros, en distintas actividades profesionales van a tocar las puertas de las instituciones que procuran la justicia en nuestro país. 

Este sin duda, es un tema que debe abrirse al debate nacional, abrirse al parlamento abierto y ahí, yo creo don Enrique, Miguel y todos los que están y todas; hay que abrir esos espacios, porque cada vez va a ser más compleja la actividad que ustedes realizan.

Antes lo era, desde el poder público. Ahora pasó del poder público hacia el nivel de la delincuencia, y eso es más grave aún, porque antes el señalamiento era particularmente hacia las autoridades que ejercían recursos públicos, impartición de justicia sesgada. Pero ahora se ha vuelto compleja esta actividad y se ha vuelto muy complejo el tema que está viviendo nuestro país.

Ya no me dio tiempo, tenía en mente lanzar una propuesta que tiene que ver con llevar a cabo un parlamento mundial y discutir los grandes temas; porque lo que pasa aquí en México pasa en Colombia, pasa en los Estados Unidos, pasa en países como Europa, que tienen más desarrollo.

Entonces, un parlamento donde discutamos de fondo los problemas que trae consigo la no legalización de las drogas. Es un tema fuerte, pero finalmente es un tema de comercio internacional que está, ya no en el bajo mundo; está en el visible mundo.

Hablar de estos temas es complejo, pero sé que se va a dar. Ese parlamento mundial se tiene que poner de acuerdo para que se logre la legalización que nosotros impulsamos para pacificar el país; pero no logramos establecer normas en aras de construir la legalización, y esto iba a tranquilizar tanto las condiciones que viven las comunidades.

Allá en el estado de Guerrero la gente ya no cultiva maíz, la gente ya cultiva cannabis, cultiva amapola. Y dicen, bueno, ¿y la amapola? Aquí lo hemos tenido en los foros, hay desabasto para amortiguar el dolor, ¿por qué? Porque todo se va a la clandestinidad.

Y los laboratorios que hacen uso de este tipo de enervantes, no tienen, y solamente le alcanza aquellas personas que padecen de cáncer o de alguna enfermedad terminal, medicinas a muy alto costo.

Entonces, el tema tiene que abordarse desde una perspectiva distinta, no desde el miedo, no desde una perspectiva del qué dirán, incluso, sino visualizar lo que estamos viviendo, sociológicamente.

Entonces, son grandes temas que están pendientes en esta Agenda, que tienen que ver con el ejercicio de su profesión y que tienen que ver con el ejercicio público. 

Por ello, este reconocimiento que les hacemos en el Senado, es en honor a su valentía; en honor a ese trabajo individual que realizan o grupal, porque el Estado mexicano tiene sin duda una asignatura pendiente con ustedes. Tiene una asignatura pendiente para que se desarrollen libremente en el ejercicio de su trabajo.

Yo creo que es un buen momento, ahora que inician las campañas presidenciales, poner sobre la narrativa, sobre el debate nacional, porque no se ha tocado. Si ustedes analizan las propuestas presidenciables, se habla de todo menos de los temas que finalmente no son la parte gruesa de las necesidades, pero sí en una necesidad como es el periodismo, que tengan todas las garantías.

Yo creo que este es un buen momento, que lo asuman los legisladores que también están aspirando y que estemos en el debate nacional. Yo sé que Miguel es un férreo crítico del actual régimen; yo no coincido mucho con él, pero nos respetamos, tenemos un respeto profundo.

Y, en ese respeto profundo, me he dado a la tarea también de reflexionar sobre lo que viene para México a partir de este año y del 2030. Hay que hacer planteamientos, como dice don Enrique, yo sí coincido; la República ha vivido momentos difíciles, pero ahora atraviesa quizás por un ambiente de polarización.

Y yo soy de los que creo que la conciliación es lo mejor, en medio de nuestra diferencia. La conciliación es lo mejor en medio de nuestra diferencia; con ello vamos a lograr mayor participación democrática, tolerancia, porque la narrativa no debe ser entre buenos y malos, entre pobres y ricos, entre pobres y aspiracionistas, entre académicos de las universidades, investigadores, los que profesan una fe religiosa como líderes, ya sean pastores o sacerdotes.

Es decir, hay una gran gama que debemos de tomar en consideración, aquello que sirvió para nuestra República en otros momentos. 

Yo veo las condiciones propicias para llevar a cabo temas que son de trascendencia nacional, que sin duda lo vamos a lograr con quien asuma la Presidencia de la República. En mi caso particular, no puedo ser objetivo, pero quien asuma esa posición, debe tener una agenda muy clara sobre el respeto a los derechos humanos de varios sectores que no han sido tomados en cuenta.

Hablo también de los investigadores, hablo también de los académicos, que veo aquí a varios de ustedes, académicos que están en la investigación permanente de los datos reales, de los datos que nos dan los organismos autónomos o los organismos internacionales.

Entonces, creo que es un buen momento y propicio para iniciar aquí en el Senado de la República, una serie de encuentros que nos permitan hallar esas coincidencias a favor de México.

Yo como estudioso de algunas leyes, no de todas, sí creo que nos hace bien una revisión al trabajo que hacen desde el periodismo ustedes. Hay que hacer una revisión profunda y que sea la Academia quien aporte los elementos necesarios.

Aquí estuvimos con los compositores, y los compositores dicen “solamente nos hicieron la ley; pero dentro de esa ley, no nos manifestaron nuestros derechos laborales adquiridos”. Entonces, terminamos con nuestro trabajo, con una serie de necesidades y yo creo que de la misma forma se circunscribe este ejercicio profesional.

Hay que revisarlas y hay que impulsarlas. Ustedes tienen las herramientas, tienen los medios de comunicación, su voz es una fuerza, tienen una gran ventaja, en verdad, una gran ventaja; hagan uso de ella para dejar un legado para quienes ya se adelantaron y que esta Academia perdure por muchos años.

Espero recibirlos en Chiapas el siguiente año 2025.

¡Felicidades a todas y a todos ustedes, por este homenaje bien merecido!

Texto y Foto: Cámara de Senadores