Mensaje del senador José Narro Céspedes, integrante del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, en el Encuentro Alianza Juvenil y Femenil con la 4T

Ciudad de México, 11 de julio de 2022

Nos da mucho gusto estar aquí hoy, en la mañana, con muchos grupos de jóvenes y de mujeres que están ligados, que forman parte del proyecto también de nuestro amigo, el líder Abel Alberto Domínguez Ramos, líder sindical. Un aplauso para Alberto.

Queremos comentarles que lo importante de esta reunión es ir construyendo con los colectivos de mujeres, con los jóvenes, un gran acuerdo, una gran alianza que nos permita seguir impulsando los cambios y las transformaciones que este país necesita.

Hemos acordado con Abel Alberto Domínguez, lo importante de caminar juntos con este gran proyecto de la Cuarta Transformación, con este proyecto que es fundamental para lograr dar paso a lo que ustedes los jóvenes quieren, y los mexicanos queremos: que este país se ponga de pie, que estemos orgullosos de México, que veamos prosperidad, que veamos la posibilidad de vivir en un México próspero, un México donde ustedes y los mexicanos quepan, sean parte de ese proyecto de país.

Lamentablemente, durante muchos años se construyeron cambios estructurales donde a los jóvenes y a las mujeres, prácticamente quedaron fuera, prácticamente quedaron excluidos del proyecto de nación.

Por eso hoy, el Presidente de México ha puesto tanto énfasis en las mujeres y en los jóvenes, que los programas, una parte de los programas de discapacitados, Jóvenes Construyendo el Futuro, Jóvenes de Lectura, Becas para los estudiantes de las escuelas; todo tiene que ver con la forma, con la necesidad de construir un país que sea de los jóvenes, donde los jóvenes estén representados, donde los jóvenes se sientan dueños de este país.

Pero también las mujeres. Una parte de México ha estado cambiando, porque hoy prácticamente con el tema de la Ley de Paridad, las mujeres están representadas en el 50 por ciento de los espacios: pero eso no es suficiente; todos pensarían que ya se arreglan las cosas distribuyéndonos el país.

No, este país requiere cambios mucho más fuertes, mucho más profundos, como es el cambio de realmente construir un México donde las mujeres estén libres de la violencia; donde tengamos un cambio donde a las mujeres se les trate con respeto, con dignidad y se les dé el lugar, su lugar en la construcción de este país.

Sobre todo hoy, todavía, en gran parte de los espacios, las carreras, el empleo, todavía las mujeres ocupan no un plano de equidad; sino un plano, un segundo plano en lo fundamental. Pero es claro que los avances que puede tener este país, se van a dar si las mujeres forman parte y se integran en condiciones de igualdad, de respeto, de solidaridad, de apoyo mutuo, junto con todos los hombres, para poner de pie a México.

Es indispensable, es como la familia, es indispensable el papel de la mujer en México. En México, en el México que ustedes y que nosotros queremos; y es muy importante el papel de los jóvenes, porque los jóvenes son los de la esperanza, son los de las utopías, son los de los sueños que nos alimentan a nosotros para seguir poniendo y dando la batalla; para seguir construyendo este país.

Por eso, hoy nos da mucho gusto con Abel, haber construido este espacio con ustedes, que nos permita hablar con los jóvenes de las redes sociales, de mecanismos que nos permitan comunicarnos permanentemente, estar enlazados; porque hoy política es comunicación, queremos hacer política, tenemos que estar comunicados, tenemos que estar enlazados, tenemos que estar coordinados, tenemos que estar en una relación permanente.

Hoy vivimos en un México y en un mundo globalizado, pero globalizado por la comunicación; globalizado por el conocimiento; globalizado por las nuevas tecnologías, que queremos que sean parte de ese México al que aspiramos y que han irrumpido hasta medio violentamente, en nuestra vida cotidiana.

Por eso, hoy esta reunión es tan importante para nosotros, porque para construir el futuro tenemos que construir el presente; y el presente se hace hoy, en buena medida, con la comunicación, con el diálogo, con los acuerdos, con el trabajo conjunto para poder seguir edificando las condiciones de ese México que ustedes y nosotros queremos y aspiramos.

Hoy vemos todavía un México con violencia, en parte con la violencia; y vemos que muchos jóvenes se van por el camino de la violencia, son atrapados, son llamados desde las escuelas por las drogas, los empiezan a cooptar. 

Hoy necesitamos jalar a esos jóvenes, porque necesitamos construir un México en donde ellos tengan la esperanza de que este México también es de ellos, y con ellos queremos construir ese país que ellos necesitan y que México los necesita para salir adelante.

Cuando vemos en economía, decimos nosotros: México tiene ventajas comparativas en el mundo, porque en el mundo tenemos que Europa ya tiene una población medio senil, de la tercera edad. 

Volteamos para América del Norte y vemos una población también compuesta por un número muy importante de población de la tercera edad.

Volteamos para Asia, vemos una población; pero en México tenemos mucho jóvenes. O sea, una ventaja comparativa que tiene México ante el mundo, es su fuerza juvenil; ahí está la fortaleza del país.

Tenemos muchos jóvenes. El tema es que a veces, cuando los gobiernos no logran que los jóvenes quepan, pues los jóvenes se nos están yendo por eso.

Hoy necesitamos un Gobierno que sea de los jóvenes y donde los jóvenes sean parte de este país y donde no estén excluidos, abandonados o hechos a un lado.

Por eso para nosotros es muy importante, y es importante entender también que hoy, a pesar de que Andrés Manuel ganó con muchísimos votos, muchos votos, fue un triunfo en el 18 arrollador, que es lo que nos compromete a nosotros a dar nuestro esfuerzo, nuestra energía, nuestra voluntad, nuestros sueños para hacer que ese proyecto y esas aspiraciones y esos anhelos que se reflejaron en la votación del 18 se hagan realidad. 

Pero también queremos decirle que este movimiento que se está construyendo, es un movimiento muy nuevo, muy joven en el país; y que no hemos logrado toda la fuerza que queremos para lograr los cambios que el país nos demanda.

Lo vimos en la Reforma Eléctrica, no logramos hacer los cambios como hubiéramos querido. Logramos, haciendo un poco de política, sacar lo más importante que se necesitaba para la Reforma Eléctrica y que nos permitiera sentar las bases de la soberanía energética en México.

¿Por qué? Porque la Corte resolvió cosas que estaban propuestas en la Reforma Eléctrica del Presidente, como es el tema de la generación de energía eléctrica por la Comisión Federal de Electricidad. La Corte resolvió, para que ustedes se den una idea, que la Comisión Federal de Electricidad pudiera generar el 90 por ciento de la energía, y la Ley del Presidente de planteaba que la Comisión pudiera generar únicamente el 54 por ciento.

Nosotros le dijimos al PRI, al PAN y al PRD: Oigan, les conviene a ustedes aprobar la propuesta de reforma del Presidente, porque ustedes están defendiendo a las empresas privadas, a Iberdrola, a ustedes les conviene más la propuesta del Presidente que la propuesta que aprobó la Corte.

Ellos se opusieron, porque ellos ya estaban en la lógica de la confrontación. Ya estaban en el espíritu de hacer las cosas, de no ir, de marcar línea y de marcar la diferencia fundamentalmente con el Presidente y con el proyecto de la Cuarta Transformación, y votaron en contra.

Votaron en contra, sabiendo que al final ellos les estaban fallando con lo que se estaban aliando, con los que seguramente a ellos los habían beneficiado o les habían pagado o lo que hubiera sido.

A ellos les hubiera convenido mejor votar por la reforma que el Presidente estaba planteando. 

Viene la Reforma Político-Electoral. El Presidente plantea que debe de haber siete consejeros del INE, y la oposición no va a estar de acuerdo seguramente, no la vamos a ganar.

Pero el año que entra, el Consejo del INE tiene 11 miembros, y el año que entra renuncian cuatro, van a quedar siete; y renuncian los cuatro que están más en contra de nosotros: Lorenzo Córdova, Murayama, cuatro renuncian, van a quedar siete. 

¿Qué va a hacer Morena? Pues no va a nombrar los otros cuatro, va a haber siete, como va la propuesta del Presidente. O sea, vamos a ganar o porque se haga la reforma o aunque no se haga la reforma, vamos a ganar.

Pero nos hubiera gustado y nos gustaría ganarla bien, ganarla en el debate, en la discusión, pero los que representan los intereses, los privilegios, la corrupción no quieren que este país cambie, porque los eran los grandes beneficiados, entonces no van a apostarle al cambio.

El país nos demandó en el 18 que cambiara México, que quitáramos privilegios, que abatiéramos, que elimináramos la corrupción del país, que tuviéramos un país sin impunidad. Eso no ha sido fácil construirlo.

Por eso en el 24 no necesitamos únicamente ganar: necesitamos arrollar, no sé si me explico. O sea, tener una mayoría calificada que genere las condiciones para hacer realidad los cambios que México necesita, y no estar en el chantaje, en la presión permanente, como ha sido y como nos ha sucedido durante estos últimos años.

Pero, para lograrlo, necesitamos ganar con mucha legitimidad, con mucha fuerza y con mucho apoyo de la ciudadanía, y sobre todo de los jóvenes. Porque los jóvenes son una población, y de las mujeres. Una población que cada vez está más consciente y participa más en la vida del país.

Por eso, yo quiero agradecerle a Abel Alberto Domínguez Ramos, el honor que nos hace de estar aquí, junto con ustedes, en esta importante reunión para nosotros.

Porque ustedes son el presente y son el futuro, a donde queremos ir, a donde quiere ir el país, a construir los cambios que ustedes los jóvenes y las mujeres necesitan.

Un México sin violencia, un México de paz y de tranquilidad, un México donde haya prosperidad para la población y para la gente, un México donde haya oportunidades, un México donde haya libertad y democracia, un México de derechos.

Por eso, cuando el Presidente escribe, de su libro “Hacia una economía moral”, en el fondo lo que nos dice el Presidente: “es importante que crezca la economía. Pero es importante que crezca con bienestar para la gente”.

Por eso se llama “Hacia una economía moral”, porque lo moral es que sí queremos que crezca la riqueza en el país, pero que crezca y que genere bienestar para la gente. Si no, crece la economía, ¿y a quién le sirve la economía? A lo mejor nada más a un pequeño grupo de mexicanos.

Hoy queremos que los que pueden acumular o tener más lo tengan, pero que de todos modos el pueblo tenga la condición para vivir en un país próspero y ser beneficiarios del desarrollo económico de la Patria, de México.

Hoy queremos un país diferente, no como el país con enormes desigualdades en las que vivíamos, donde vivían bien unos pocos, donde pocos tenían mucho o todo, y todos tenían casi nada o nada.

Hoy necesitamos cambiar. Que los muchos tengan todo y que los pocos tengan también sus privilegios, pero que la mayoría de los mexicanos tenga un derecho, que es el que se ha querido construir en este Gobierno, que es el derecho al bienestar, el derecho a condiciones mínimas de vida, y de vida decorosa, que no te tengan en la exclusión, en el olvido, o que vivas prácticamente en la sobrevivencia.

Hoy, por eso se ha trabajado por un salario mejor. Hoy, por eso se ha trabajado por democratizar a los sindicatos. Hoy, por eso organizaciones, como la de Abel, tienen la gran oportunidad de avanzar en la representación sindical y en construir una nueva cultura obrero-patronal en México, una cultura democrática, una cultura de colaboración para poner, juntos, a México de pie, entre obreros y patrones.

Juntos, caminar para generar las oportunidades, el desarrollo económico y el bienestar que implícitamente necesita nuestro pueblo, necesita nuestra gente. Hacer realidad lo que siempre fue una quimera.

Veíamos en la Constitución que el derecho a la educación, que el derecho a la salud, que el derecho a la vivienda, que el derecho a la alimentación, que el derecho humano al agua era un sueño.

Hoy, necesitamos que esos sueños se hagan realidad para una nueva generación, como la de los jóvenes y la del nuevo México que ustedes y nosotros queremos construir.

Entonces, hoy, pues queremos agradecerles, Abel, y a todo el presídium que hoy; a Amelia, a Germán, a todos aquí; a Claudia. A todos los que hoy nos acompañan queremos agradecerles el honor; pero sobre todo a ustedes, que hoy aquí están con nosotros en esta importante reunión.

Y los invitamos a que nos acompañen a construir este México. Nos acompañen y caminemos juntos por el sendero de esta lucha que es para lograr que la esperanza se convierta en realidades, a favor de nuestra gente, de nuestros jóvenes y de las mujeres de México.

Muchas gracias.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República