Mensaje del senador Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, en el evento “Día Mundial de Internet”

 Ciudad de México, 17 de mayo de 2022

Muchas gracias. 

Bienvenidos y bienvenidas a este importante Foro.

Cuando miramos hacia atrás en la historia y contemplamos los momentos en que ocurren las grandes revoluciones tecnológicas del hombre; nos damos cuenta que nunca como ahora tuvimos la capacidad de decidir el rumbo que iba a tomar la sociedad o la humanidad.

Éramos dueños de nuestras invenciones, pero no de cómo éstas transformaban a la humanidad o a nuestro ecosistema. 

Cuando pienso en un grupo de hombres reunidos al norte del Nilo, en algún momento del neolítico, experimentando con rudimentarios discos de piedra; me sería muy difícil afirmar que estaban conscientes del impacto que tendrían en los siguientes miles de años, en la invención de la rueda, que en ese momento iniciaba.

No estoy seguro si hace 3 mil 100 años, se celebraba el día de la escritura en algún lugar del sur de Mesopotamia o si Gutenberg pensó alguna vez que un invento de 1440, iba a ser el primero de muchos descubrimientos de lo que hoy conocemos como telecomunicaciones.

La razón humana, la sociedad y el mundo, aún no tenían la capacidad de tomar las riendas y explotar al máximo la capacidad transformadora de sus invenciones.

La llegada del internet en 1963, como resultado de las investigaciones de ARPANET, es tal vez la primera revolución tecnológica que ocurre en un mundo maduro: el mundo del Estado de Derecho de la diplomacia multilateral y de las regulaciones internacionales.

En el mundo tardo-moderno, en el que la existencia del internet y los teléfonos inteligentes se ha, prácticamente universalizado, tenemos la oportunidad de explotar sus dones para poner fin a los grandes retos del siglo pasado, como lo son: el rezago educativo, la desigualdad, la falta de oportunidades laborales e inclusive los grandes retos sanitarios, como se demostró durante la pandemia de Covid-19.

Pero también tenemos la responsabilidad de abordar desde esta Cámara, los grandes retos del siglo XXI y sus oportunidades.

Por eso celebro que desde el 2005 se instaurase, por iniciativa de la Asociación de Usuarios de Internet, en España, y que posteriormente la Organización de las Naciones Unidas, fijara el 17 de mayo como el Día Mundial de las Telecomunicaciones.

Es un honor recibirlos en el Senado de la República, por invitación de la Comisión de Ciencia y Tecnología; y agradezco a las diversas asociaciones del ramo de las telecomunicaciones, que ayudaron a organizar este evento conmemorativo, para procurar qué uso y qué debemos implementar como uso del internet en México, para que este siga siendo motor de desarrollo económico y social.

En este sentido, quiero agradecer la presencia de quienes hoy hacen esto posible:

El senador Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología de este Senado de la República.

La senadora Alejandra Laugnes Soto, secretaria de la misma Comisión.

Al comisionado Javier Juárez y Ana Lilia Ibarra, del IFTI y del INAI, respectivamente, que están conectados digitalmente. Así como Pedro Salazar Ugarte; y quien está presente, Philippe, presidente de la Asociación Mexicana de Internet en México, que acabamos de escuchar.

Pero también quiero agradecerle a Alehira Orozco, vicepresidente ejecutiva de AIMX.

A Edgar Rodríguez, de TikTok. A Íñigo Fernández, de Facebook. A Pedro Enríquez, de Samsung. A Martín Portillo, de Huawei. A Isabel Davara, del Consejo Directivo de AIMX.

A Fabiola Peña, de Educación Cultural. A Gonzalo Rojón, de Investigación. A Mónica Chávez, a Tonatiuh Anzures, de Relaciones con Gobiernos. A María Fernanda Arenas, a Pablo Corona, de Ciberseguridad. Alejandro Vitar, de Comercio Electrónico. A Juan Carlos Hernández, de Infraestructura.

A Lorena Buzón, de Servicios Financieros. Analí Díaz, de Publicidad y Marketing. A Néstor Márquez, de Capital Humano. A Claudia Salinas, de Innovación Tecnológica.

A María Marván Laborde, a Pablo Pruneda, Israel Santos, de nuestra máxima casa de estudios de la UNAM.

A todos ellos, nuestro reconocimiento y nuestro agradecimiento por participar en esta convocatoria.

Con la llegada del nuevo milenio, el uso del internet en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida, transformó la manera en cómo percibimos lo económico, lo social, las relaciones humanas y hasta lo político.

Me atrevo a afirmar que no hay espacio de la conducta humana, que no haya sido tocado por el uso de esta tecnología. Pero a lo largo de la historia, el desarrollo vertiginoso de la tecnología, rara vez se ha acompañado de una reflexión ética o social o humanista; son varios los académicos que se cuestionan sobre el rumbo que está tomando el uso de la tecnología en un mundo postpandémico.

Por ejemplo, Yuval Noah se pregunta en su libro “Homo Deus”, ¿qué ocurre cuando el algoritmo de un buscador es capaz de detonar mecanismos bioquímicos en nuestra mente, para determinar nuestras decisiones?

¿Es válido que una empresa pueda comprar, vender, subastar una lista detallada de nuestras preferencias, gustos e incluso debilidades?

Por eso es vital que en el marco de la celebración del Día Mundial del Internet, hagamos el valioso ejercicio de reflexionar en el Senado, por ejemplo en el estudio de hábitos de los usuarios de internet, que presenta este año el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM; para que México no se quede rezagado.

También es importante que tengamos una discusión sobre el futuro del internet, como lo que propone y que acabo de escuchar y releer, de la senadora Alejandra Lagunes, en la que abordamos temas como el metaverso, que muchos se preguntarán ¿qué es el metaverso? O la moderación de contenidos o los retos de la inteligencia artificial o la relación de estos con las políticas públicas.

De esto se trata este curso, seminario, foro que hoy vamos a desarrollar en varias mesas; para que el uso del internet en nuestra sociedad pueda seguir siendo accesible, democrático e incluyente, es indispensable que estudiemos el impacto de la Ley de Transparencia en Publicidad y también para aprovechar las oportunidades de crecimiento económico que ofrece la industria fintech, que ha tenido un desarrollo acelerado en años recientes y que es necesario que el Senado de la República haga el acercamiento con este sector de la industria mexicana.

Somos aliados de esta industria, para que contribuya a la prosperidad de nuestra sociedad.

Algunos advierten que las nuevas tecnologías, lejos de disminuir la brecha de desigualdad; ahondarán las diferencias al grado de dividir a las personas según su capacidad de acceso a la tecnología.

No será extraño que en un futuro cercano, quienes tengan el control sobre la ciencia y los datos de los menos favorecidos, se conviertan en los más dotados, los más sanos y los más prósperos; reforzando así los círculos de privilegio.

A través del Poder Legislativo, no sólo podemos estudiar, prevenir e incluso corregir esta desigualdad y estas previsiones; hacer frente a los retos del futuro y aprovechar la tecnología para construir un país mejor y más justo, es el gran desafío, es el reto que tenemos de cara a la conmemoración del Día Mundial del Internet.

Por eso aprovecho el día de hoy, a través de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado de la República, estamos lanzando una convocatoria internacional para afrentar, para enfrentar y afrontar un problema que nos entristece y hiere como sociedad; la violencia contra las mujeres.

Vamos a aprovechar la innovación y el desarrollo tecnológico para el desarrollo de una app, para la protección personal de las mujeres, a través de un concurso mundial para desarrolladores. Buscamos con esto, poner a su disposición una aplicación que permita a cualquier mexicana, enviar una notificación de alarma para enterar a las autoridades y sus contactos de emergencia, que se encuentra en una situación de peligro y que de manera rápida y sencilla puedan ir en su auxilio y evitar las tragedias que estamos viviendo todos los días.

Una app que comparta su ubicación en tiempo real y que sea compatible con cualquier sistema operativo. 

Esa es la visión del Senado y de la Comisión de Ciencia y Tecnología: poner el talento, la innovación y la capacidad tecnológica al servicio de la nación, para corregir los problemas que nos lastiman.

Me siento particularmente honrado con esta convocatoria, con tantos actores del sector de la industria de telecomunicaciones, del internet, de finanzas y de medios de comunicación. Es de reconocer el interés que ha despertado en la industria, la voluntad del Senado para tener y tender puentes, unir esfuerzos de cara a alcanzar un futuro tecnológico próspero, justo y libre.

Ese es precisamente el principio que conservamos en materia de regulación aquí en el Senado: la libertad. Tengan por seguro que nunca legislaremos en el Senado ninguna ley que restrinja libertades; pero contamos con ustedes para convertirnos en aliados para las oportunidades.

Sé que estamos juntos en esto, sé que estamos acercándonos a una agenda común, que incluya la posibilidad de utilizar insumos económicos para dotar de equipos muy accesibles a quienes hoy no pueden permitírselo por sus propios medios; hasta asegurarnos que ningún estudiante y ningún maestro se quede sin acceso a internet.

Sé que juntos podemos diseñar esquemas donde garanticemos que el internet y particularmente las plataformas portátiles, sean el mecanismo para llevar oportunidades de empleo, educación eficiente, salud oportuna y de calidad, hasta el último rincón de México.

Sé que estamos trabajando juntos para mejorar la conectividad. Sé que estamos trabajando juntos para que esta sociedad no tenga divisiones, no cree nuevas brechas y al contrario, estemos cada vez más unidos.

Por eso, esta unidad es suma de esfuerzos. Sé que en los próximos días, de la mano de la industria de telecomunicaciones, presentaremos una agenda común.

Me enorgullece que el Senado mexicano sea la casa de estos esfuerzos, que los encabece y los lidere este órgano legislativo plural, con la convicción de que estamos trabajando de buena fe, en un buen ambiente para las mejores causas.

Muchas gracias a todos por su asistencia y vamos a proceder a declarar formalmente inaugurado este foro.

Siendo las 10:00 de la mañana de este día 17, Día Mundial del Internet, declaro formalmente inaugurados los trabajos de este Foro.

Enhorabuena, que sea para bien del país y del mundo.

Felicidades.

Texto y Foto: Senado de la República