Mensaje pronunciado por Marcela Guerra Castillo, Presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, durante la sesión solemne con motivo del Día Internacional de la Mujer

Ciudad de México, 12 de marzo de 2024

Honorable Asamblea:

Conmemorar el Día Internacional de la Mujer es referir una de las luchas más importantes de los últimos tiempos, como todas las oradoras han hecho mención de las causas que han impulsado a las mujeres a seguir en una lucha permanente.

Toda esta lucha se remonta al siglo XIX donde algunas de las expresiones que en el mundo se manifestaron para superar la discriminación y la marginación a la que estuvo sujeta o estuvieron sujetas las mujeres en casi todo el planeta.

El sojuzgar a la mujer no sólo se representó a través de la historia como un acto de injusticia inadmisible; también se caracterizó la profundización de la desigualdad, la exclusión social, la exclusión económica y política, al afectar a quienes han representado a más de la mitad de la población mundial.

A pesar de los grandes avances alcanzados con el reconocimiento de los derechos de las mujeres, en muchas partes del orbe subsisten prácticas que las excluyen o las diferencian, afectándolas gravemente.

Este año 2024 se le otorgó el Premio Nobel de Economía a la estadounidense Claudia Golden, en reconocimiento a los estudios y trabajos que ha realizado en torno de la mujer en el mercado laboral, donde acredita las brechas salariales y de participación laboral entre mujeres y hombres; esto ha demostrado que cuando las mujeres tienen hijos su participación en el mercado disminuye.

Tal situación obliga a diseñar las condiciones y poner en pie prácticas encaminadas a que las mujeres que toman la decisión de ser madres puedan gozar de condiciones laborales dignas y de salarios justos.

Los hallazgos de la Premio Nobel 2024 desmienten la idea que conforme exista crecimiento económico la brecha de distancia entre la mujer y el hombre habría de cerrarse, y acredita que las estructuras del mercado laboral perpetúan la exclusión y las malas condiciones para las mujeres.

Cabe señalar que un estudio realizado en México en el año  2021 en donde participó Carolina Rivas concluyó que en nuestro país la maternidad registraba una penalización laboral de hasta el 40 por ciento menos en el empleo.

Así, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, corresponde hacer un llamado para festejar los avances alcanzados, pero, sobre todo, para señalar que las formas que asume la exclusión hacia la mujer subsisten bajo nuevas modalidades como la violencia, la violencia política, la violencia vicaria, la violencia familiar, la violencia económica.

En México nos corresponde recordar que, si bien la Carta Magna del 17, de 1917, tuvo un sentido innovador y vanguardista en el mundo en cuanto a los derechos políticos de la mujer, fue omisa, no los contempló, muy a pesar de los testimonios valiosos de su contribución y sólido compromiso para llevar a buen puerto una causa revolucionaria de la época.

Pero fue en el tardío 1953 que se estableció apenas el derecho al voto y que se reparó esa falta, pero las consecuencias de esa morosidad ya habían sido graves, y en tanto fue factor coadyuvante para consentir una estructura patriarcal y de dominación política hacia la mujer.

La significación de este hecho fue que impuso un grave retraso respecto a su participación, a pesar de que la contribución de las mujeres fue decisiva en la lucha revolucionaria y aun antes, cuando escritoras y activistas se manifestaron en contra del gobierno porfirista.

Imposible olvidar, por ejemplo, a la gran Hermila Galindo, escritora, periodista, oradora que colaboró con don Venustiano Carranza y a quien, en su momento, dirigiera una misiva a los Constituyentes del 17 para exhortarlos a reconocer los derechos de las mujeres en el texto constitucional de entonces. Pero su demanda y argumentos fueron totalmente desestimados, sin una ponderación plena de los mismos.

Son múltiples los testimonios que dan cuenta del clamor, de la lucha, de las demandas y reclamos de las mujeres en distintos momentos de la vida nacional cuando aún no se reconocían sus derechos.

Pero hoy, compañeras y compañeros, hoy conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, hacemos un llamado a renovar la agenda encaminada a garantizar la igualdad sustantiva y la paridad en la participación de la mujer. Los hechos de la historia y el balance del presente nos llaman a todas y a todos a profundizar y actualizar nuestra visión en materia de política de género.

Todos los derechos para todas las mujeres.

Es cuanto.

Texto y Foto: Cámara de Diputados