Mensaje pronunciado por Marcela Guerra Castillo, Presidenta de la Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, durante la presentación del Informe Anual de Actividades 2023 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por parte de su presidenta, Rosario Piedra Ibarra, ante el Pleno de la Comisión Permanente

Ciudad de México, 24 de enero de 2024

Honorable Asamblea:

Los derechos humanos y su vigencia plena son principios fundamentales que debe de garantizar todo Estado constitucional de derecho. Son la fuente primaria de legitimidad de todo sistema político y propósito permanente de cualquier régimen que precie de ser democrático.

El ejercicio del poder público requiere que se ejerza siempre de manera racional y apegado a los parámetros que establece el orden constitucional y legal.

De ahí que frente a los abusos de poder que se dan en la estructura del Estado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos tiene la alta responsabilidad de mantener a las autoridades dentro de sus riles normativos evitando que se afecten las libertades públicas fundamentales de las y los ciudadanos garantizando la protección de los derechos humanos.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha sido un organismo que se ha consolidado a través del tiempo. El Poder Legislativo ha contribuido a esa consolidación.

En 1989 se creó dentro de la Secretaría de Gobernación una Dirección General de Derechos Humanos. En 1990, nace por decreto presidencial la Comisión Nacional de Derechos Humanos. En 1992, mediante una reforma de la Constitución, se eleva a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a rango constitucional bajo la naturaleza jurídica de un organismo descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propios. En 1999 se le otorga la autonomía constitucional.

No podemos omitir mencionar que la reforma constitucional del año 2011 cambió el paradigma mexicano en materia de derechos humanos poniendo al centro la dignidad de las personas.

El papel que desempeña este órgano es fundamental para la República porque se constituye como la defensoría del pueblo.

La autonomía de este organismo salvaguarda la protección, observancia y promoción de los derechos humanos previstos en el orden jurídico mexicano.

Si bien la Comisión Nacional de los Derechos Humanos no es un organismo coercitivo, la esencia de sus recomendaciones deja constancia de la existencia de conductas que constituyen violaciones a derechos humanos y que deben de ser atendidas, incluyendo la reparación del daño causado a víctimas.

El cumplimiento de estas recomendaciones refleja el compromiso de las autoridades con la protección y garantía de los derechos humanos en nuestro país.

La centralidad constitucional de la encomienda que la ley fundamental atribuye a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se ve corroborada por la importancia del ejercicio de rendición de cuentas que, de esta manera sucesiva, se debe de realizar ante los tres Poderes de la Unión.

Hoy se cumple ante esta representación legislativa para dar cuenta de las acciones que durante el año 2023 se han realizado por este organismo constitucional autónomo en la promoción y defensa de los derechos humanos.

El informe que hoy se presenta en el contexto democrático y plural constituye la esencia del Poder Legislativo mexicano.

Señora presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, maestra Rosario Piedra Ibarra: agradecemos su presencia en este recinto legislativo para cumplir con este ejercicio republicano de rendición de cuentas y diálogo democrático, y que el mismo contribuye a la fundamental vigencia de las libertades públicas reconocidas por el orden constitucional mexicano. Muchas gracias.

Texto y Foto: Cámara de Diputados