México requiere más coros de niños, expone directora de la Cantoría

México.- La directora de la Cantoría de niños de la Escuela Superior de Música del INBAL, Mónica Paola Aguilera, consideró que faltan coros de niños, porque la voz es un instrumento natural en el cual no se necesita gastar, además de que les aporta felicidad y cultivan la paciencia, el apoyo y la disciplina.

“Claro, necesitas gastar para desplazarte o comprar algún material que se te pide, pero no hay más allá, y creo que entre más grandes son los coros de niños son más bonitos porque hay más riquezas, puedes hacer más repertorio, puedes dividir o juntar al grupo”, indicó en entrevista con Notimex.

Paola Aguilera descartó que sea complicado dirigir un coro de niños: aunque son inquietos y cuesta trabajo captar su atención, también son receptivos y trabajan de manera natural con sus voces y su expresión, aunado a que no se resisten a lo que les enseñas.

En el caso de la Cantoría que dirige explicó que en general son niños de 8 a 14 años, edad en la que egresan al nivel medio superior. Detalló que, por convocatoria, ingresan a la Escuela Superior de Música para tocar algún instrumento como piano, violonchelo, violín o guitarra, y una de las materias es coro para su formación general.

“Es muy útil porque les aporta otro tipo de experiencia, los niños después de un tiempo se acostumbran a estar en el escenario solitos sin instrumentos, lo cual requiere también una preparación y la ganancia es que cuando se presentan con su instrumento tienen ‘tablas’ en el escenario”, destacó.

Sin embargo, Aguilera destacó otros aprendizajes porque en la clase de coro se lee música, es decir, las partituras, lo cual lleva todo un proceso a un nivel interpretativo. “La naturaleza de los niños es estar en grupo, lo cual les da mucha energía y alegría y se apoyan entre ellos, se hacen valientes para presentarse juntos, así ganan experiencia en el escenario sin sentir que es algo avasallador”, subrayó.

El canto ayuda a formar buenos ciudadanos

Afirmó que los menores de edad que integran la Cantoría son ciudadanos en formación, bien intencionados, “con esa bondad natural” y que están dispuestos a cultivar valores sociales que se trabajan en el coro como la paciencia, el apoyo y la disciplina.

La directora de la Cantoría, que se presentará el próximo domingo 28 de julio como parte del ciclo ¡A Coro! en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), indicó que los niños se van “regulando” por lo que se forman no solo buenos músicos, sino buenos seres humanos y ciudadanos.

“Necesitamos formar más coros de niños, con apoyos, con espacios, con instrumentos, con maestros pagados para que esto se desenvuelva de una manera mucho más fácil, que tengan el entorno adecuado para desarrollarse, si ya después deciden dedicarse a la música es una ganancia”, exhortó.

Mónica Paola Aguilera consideró que las instituciones están trabajando con lo que tienen de manera positiva y que el gobierno toma decisiones a veces considerando criterios que las personas no entienden, por lo que ayudaría mucho una comunicación más directa entre las instituciones, los maestros y el gobierno.

“No hemos tenido ninguna afectación, somos afortunados con lo que el erario público nos da, no obstante, en lo personal me gustaría pedir que hubiera otros coros y que el nuestro creciera, ya que ha disminuido en número”, alertó la profesora.

Lo anterior lo atribuyó a que no se disponen los recursos necesarios para que más niños puedan estudiar con instrumentos. “Deberíamos recibir más niños en las escuelas de formación artística, aunque nos cueste más trabajo atenderlos que a los adultos, porque son los que van a ir con toda la formación y los valores que nosotros queremos que lleguen a adultos”, pronunció.

Sobre el programa que presentarán en el Auditorio Blas Galindo del Cenart, Aguilera adelantó que llevará por nombre Niños a la ópera, el cual estará conformado por escenas de conocidas arias como Carmen, La flauta mágica, El barbero de Sevilla y Sueño de una noche de verano, entre otros.

Comentó que trabajan mucho el formato de recital, en donde los niños cantan un repertorio diverso leyendo la música en su carpeta y colocados de manera fija en el escenario, pero en esta presentación interactuarán un poco para obtener la gama de emociones expresadas en las obras operísticas.

Foto: Notimex

Texto: Aura Fuentes | Notimex