México y la competitividad | Editorial El Universal

Todas las naciones proyectan una imagen hacia el exterior. Muchas de ellas, durante mucho tiempo, han conservado un rostro positivo, de equidad social y de desarrollo. Otras han mantenido un perfil mediocre.

Para establecer parámetros confiables, con base en una metodología, organismos internacionales elaboran análisis globales sobre temas diversos como salud, calidad de vida, seguridad, etcétera, los cuales son de utilidad para conocer fortalezas y debilidades de los países.

Este martes el Foro Económico Global presentó su reporte más reciente sobre competitividad. Evaluó a 141 naciones y en ese ejercicio a México no le fue nada bien. En el Índice Global de Competitividad 2019 el país descendió dos lugares al pasar del sitio 46 al 48.

Para el Foro Económico Global, competitividad es el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país. Por este motivo, el estudio evalúa 12 “pilares” o apartados: 1. infraestructura, 2. estabilidad macroeconómica, 3. habilidades, 4. sistema financiero, 5. capacidad de innovación, 6. salud, 7. instituciones, 8. adopción de tecnologías de la información, 9. mercado de productos, 10. mercado laboral, 11. tamaño de mercado y 12. dinamismo de negocios.

El amplio espectro a evaluar ofrece un diagnóstico puntual de las áreas con rezago.

En los primeros seis rubros, México tuvo retrocesos. En el que hubo un mayor deterioro fue en la estabilidad macroeconómica, pues se perdieron seis lugares para descender del 35 al 41; otro descenso pronunciado fue en infraestructura al caer del 49 al 54.

Los cuatro rubros del 7 al 10 son los que mostraron ligeros avances: en adopción de Tecnologías de la Información, del 76 al 74; mercado de productos, del 54 al 53; mercado laboral del 100 al 96. En Instituciones, aunque hubo mejoría, es el pilar más rezagado de los 12; aquí se pasó del sitio 105 al 98. En esta clasificación se encuentran los lastres del país. En crimen organizado, por ejemplo, México se ubicó en el lugar 140 de 141 naciones; en tasa de homicidios, en el 129, y en confianza en servicios policiacos, en el sitio 139; en libertad de prensa ocupa el lugar 118.

En los apartados 11 y 12 el país no tuvo cambios respecto a la evaluación anterior.

El estudio ratifica lo que de manera interna también se ha documentado. La inseguridad es el principal freno para que el dinamismo económico de México mejore.

El país no puede esperar más. Aunque haya avances en el corto plazo, deshacerse del estigma de un país inseguro puede tomar mucho tiempo eliminarlo.

Publicado por El Universal