Minoría radical golpista, cáncer de morena: Alejandro Rojas

Ciudad de México, 31 de julio de 2020

Los volvimos a derrotar en su pretensión de eliminarme

Continuaré con las acciones jurídicas para que haya encuestas abiertas

La minoría radical golpista es el cáncer de Morena, son quienes están llevando al despeñadero electoral y desviando al partido hacia sus catacumbas ideológicas, represoras, dogmáticas y antidemocráticas que no tienen cabida en el movimiento, afirmó Alejandro Rojas Díaz-Durán.

Por ello “los volvimos a derrotar en su pretensión de eliminarme de la elección de la Presidencia nacional de Morena, pero les voy a ganar con la Constitución, la Ley y el Estatuto en la mano”, aseveró el político morenista.

Dijo que el movimiento constituye la inmensa mayoría que representa a la izquierda democrática, progresista y vanguardista de México, que lucha por la unidad democrática y por la legalidad interna de Morena.

Aseguró que con la minoría radical al frente de Morena, se han perdido más de 15 millones de votos en los últimos dos años en todo el país; mientras el Presidente López Obrador tiene una aprobación de más del 60 por ciento, Morena está reprobado con el 30 por ciento y 20 por ciento en algunas regiones del país.

El aspirante a la Presidencia nacional de Morena señaló que no le han sumado un voto más al partido y siguen ignorando la sugerencia de realizar tres encuestas abiertas al pueblo de México para elegir a todos los dirigentes.

La minoría radical golpista no tiene la capacidad ni la experiencia para organizar exitosamente las estructuras políticas y electorales para poder elegir a los dirigentes y mucho menos a los futuros candidatos de Morena para el 2021.

“De la misma manera en que está demostrado científicamente que los radicales libres son la causa del cáncer, también está demostrado que los radicales golpistas son el cáncer de Morena, que tenemos que encapsular antes de que nos sigan haciendo un daño irreparable e irreversible”, advirtió.

Consideró que no tienen más principios que sus golpistas intereses y por eso están haciendo todo lo posible por perpetuarse en los cargos para quedarse con las candidaturas del 2021.

No quieren las encuestas abiertas, porque le temen a la participación del pueblo de México, que rechaza su golpismo, su sectarismo ideológico y su autoritarismo político, abundó.

Rojas Díaz-Durán anunció que en las próximas semanas encabezará una rebelión democrática y pacífica de las bases militantes que están en contra de las imposiciones, los “dedazos” y las encuestas “patito”.

Asimismo, continuará con las acciones jurídicas para que haya encuestas abiertas a finales de octubre, aun cuando haya iniciado el proceso electoral federal, ya que la epidemia de Covid-19 no puede ser pretexto para no elegir a todos los dirigentes de Morena.

“La batalla aún no termina y ni Alfonso Ramírez Cuéllar ni la minoría radical golpista se apoderarán de manera autoritaria y antidemocrática del movimiento popular más grande en la historia de México”, afirmó.

Texto y Foto: Alejandro Rojas