Netanyahu llega a EU en plena campaña electoral en Israel

Washington.- El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, en plena campaña electoral en su país, llegó a Estados Unidos este domingo, donde en los próximos días se mostrará junto a su gran aliado, el presidente Donald Trump.

Según el ministro de Exteriores israelí, Trump firmará el lunes un decreto reconociendo la soberanía israelí sobre los Altos del Golán cuando se reúna con Netanyahu en Washington.

“El presidente Trump firmará mañana en presencia del primer ministro Netanyahu un decreto reconociendo la soberanía israelí sobre los Altos del Golán”, escribió este domingo en Twitter el ministro de Exteriores israelí, Israel Katz, en referencia al territorio sirio conquistado por Israel en la guerra de los Seis Días de 1967.

Trump anunció el jueves en un tuit que había llegado la hora “para Estados Unidos de reconocer plenamente la soberanía de Israel sobre el Golán, que tiene una importancia estratégica para el Estado de Israel y la estabilidad regional”, rompiendo así con el consenso internacional y con la posición durante décadas de la diplomacia estadunidense en Medio Oriente.

Poco antes de este anuncio, el primer ministro israelí perdía terreno en los sondeos frente a su principal rival, el general Benny Gantz.

Y algunos observadores apuntan a que el anuncio de Trump tiene el objetivo de impulsar la campaña electoral de Netanyahu, que lleva una década en el poder.

El presidente de Estados Unidos ya está muy presente en la campaña de las elecciones legislativas israelíes del 9 de abril, y en Jerusalén y Tel Aviv hay carteles gigantes con una imagen de los dos hombres dándose la mano.

Netanyahu, que es investigado por corrupción, abuso de confianza y fraude en tres casos distintos, también retomó en sus vídeos electorales unas declaraciones de Trump que calificaba al primer ministro de hombre “duro, inteligente y fuerte”.

Israel refuerza su presencia militar en los Altos del Golán

El Ejército israelí reforzó este domingo su presencia en los Altos del Golán, una zona de mil 200 kilómetros cuadrados que los israelíes ocuparon a Siria en la guerra de 1967 y se anexionaron unilateralmente en 1981 mediante una ley aprobada por la Kneset.

La anexión de los Altos del Golán nunca fue reconocida por la comunidad internacional, aunque el pasado jueves el presidente Donald Trump dijo que ha llegado el momento de que Estados Unidos la reconozca.

El Canal 13 de la televisión hebrea reveló que el Ejército ha reforzado su presencia en los Altos del Golán por primera vez desde la reciente declaración de Trump.

El Ejército se está preparando para “posibles actos de violencia” por parte de la población siria, unos 20 mil drusos que viven en la parte superior de los Altos de Golán, donde también residen unos 20 mil colonos judíos.

“Nos estamos preparando para la posibilidad de que haya tensiones en la parte alta del Golán”, dijo el Ejército israelí mediante un comunicado.

El Canal 13 agregó que el ejército ha desplegado francotiradores a lo largo de la verja que separa el Golán ocupado del resto del Golán sirio.

Los militares también esperan para el lunes marchas de protesta en la zona, especialmente en la localidad de Maydal al Shams, que es el mayor núcleo de población drusa siria de los Altos del Golán.

Los drusos de esa zona han convocado una manifestación de protesta contra la ocupación israelí coincidiendo con la visita del primer ministro Benjamín Netanyahu a Washington, donde el lunes se reunirá con el presidente Trump.

¿Otros “regalos”?

Netanyahu, que asegura ser el único capaz de obtener éxitos diplomáticos como el reconocimiento de Trump, se felicitó de un hito “histórico” y publicó una foto de su entrevista telefónica con él.

Por su parte, el presidente estadunidense afirmó que su iniciativa no tiene nada que ver con las elecciones israelíes ni con un posible apoyo a Netanyahu.

Lo mismo dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, sobre su visita a Jerusalén del miércoles y el jueves, durante la que se convirtió en el primer responsable estadunidense de este nivel en visitar junto a un primer ministro israelí el Muro de los Lamentos, en Jerusalén, el lugar más sagrado para los judíos.

Hasta ahora los responsables estadunidenses habían evitado esta visita para no tomar partido en la compleja cuestión de la soberanía de Jerusalén.

Algunos analistas se preguntan ahora si Netanyahu recibirá otros “regalos” de Estados Unidos durante su visita.

Trump recibirá a Netanyahu no una sino dos veces en la Casa Blanca, primero el lunes para una “reunión de trabajo” y el martes para una cena.

Desde su llegada al poder en enero de 2017, Trump multiplicó sus gestos a favor de Israel, sobre todo con el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel en diciembre de 2017 y el traslado en mayo de 2018 a la ciudad santa de la embajada estadunidense, hasta entonces en Tel Aviv.

Trump también tiene en el punto de mira a los evangelistas cristianos de Estados Unidos, que constituyen una parte importante de su electorado.

En paralelo, Netanyahu no escatima elogios para el que considera “su amigo”.

Trump “es muy sensible a las relaciones personales y ‘Bibi’ [el apodo de Netanyahu] lo ha mimado mucho”, dice Jonathan Rynhold, profesor de ciencias políticas.

El ex embajador de Israel en Estados Unidos, Michael Oren, hoy ministro adjunto encargado de la diplomacia, apunta por su parte que Netanyahu y Trump “comparten el mismo desprecio de lo políticamente correcto”.

Rumania y Honduras también reconocen a Jerusalén como capital israelí

Rumania y Honduras ahora reconocen a Jerusalén como la capital de Israel, siguiendo los pasos de Estados Unidos.

El primer ministro de Rumania, Viorica Dancila, y el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, hicieron los respectivos anuncios en el cónclave anual del Comité Americano-Israelí de Asuntos Públicos, en Washington.

El anuncio fue aplaudido por políticos israelíes.

El presidente estadunidense Donald Trump hace unos meses reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y mudó allí su embajada. Poco después Guatemala hizo lo mismo.

La medida ha enfurecido a los palestinos, que quieren tener a Jerusalén oriental como capital de un futuro estado.

La mayoría de los países tienen sus embajadas en Tel Aviv, debido a la controversia. Los palestinos, y la mayoría de la comunidad internacional, sostienen que el estatus definitivo de Jerusalén debe ser resuelto por la vía de las negociaciones.

Texto: Afp, Ap y Sputnik | Foto: Archivo AP