Palabras de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en la mesa de diálogo “Impulso de la Inversión Privada en México” del Foro US-Mexico dialogue, en Mérida, Yucatán

Mérida, Yucatán, 12 de abril de 2019

Señoras y señores:

Siempre es un gusto visitar la bella ciudad de Mérida; hoy es mayor por asistir a este diálogo entre líderes empresariales y funcionarios de gobierno de México y Estados Unidos.

Agradezco al Consejo Coordinador Empresarial y a la Cámara de Comercio de Estados Unidos por la invitación a participar en este evento.

Se la importante labor que juntos realizan para impulsar el desarrollo y la prosperidad de nuestros dos países.

En este año el Diálogo con CEO’s de México y Estados Unidos se lleva a cabo en un contexto político renovado, en lo que a México se refiere. El 1° de diciembre de 2018, el licenciado Andrés Manuel López Obrador asumió la Presidencia y ha puesto en marcha una transformación para cuyo punto focal es abatir la profunda desigualdad y erradicar la pobreza que existen en México.

En esta tarea, el gobierno ve a las empresas privadas, nacionales y extranjeras, como un aliado fundamental. También reconocemos la relevancia de los intercambios económicos que nuestras dos naciones realizan diariamente.

Menciono dos ámbitos en los que estamos trabajando desde el nuevo gobierno:

Uno es mantener los equilibrios macroeconómicos que permitan consolidar a México como un destino confiable para la inversión.

El segundo es recuperar la seguridad pública y el Estado de derecho, la seguridad jurídica.

La inseguridad pública y la incertidumbre jurídica desalientan la actividad productiva, las inversiones y las expectativas empresariales. Según la información publicada esta semana por el Instituto para la Economía y la Paz, se estima que en 2018 el costo económico de la violencia pudo significar el 24% del PIB mexicano.

Difícilmente las empresas consideran invertir en países o regiones donde impera la inseguridad, o el estado de Derecho es débil y la inseguridad jurídica elevada.

Al respecto, el nuevo gobierno ha elaborado una estrategia integral para atender las causas de los problemas de seguridad.

Impulsa la creación de la Guardia Nacional, un cuerpo policial que reunirá las características para combatir la delincuencia y el crimen organizado.

En la misma dirección de recuperar la tranquilidad y la seguridad de todos los habitantes, la Secretaría de Gobernación desarrolla y coordina los esfuerzos para hacer posible un auténtico Estado de derecho en México.

Queremos que los inversionistas cuenten con la seguridad jurídica que requieren para invertir y producir en México.

Estamos comprometidos con el respeto a las leyes y con la certeza de las normas que protejan y alienten la inversión, al tiempo que promueven el desarrollo.

También trabajamos en garantizar la gobernabilidad democrática como pilar fundamental en la construcción del Estado de derecho.

El gobierno federal asume una postura de respeto y apertura ante la pluralidad.

El objetivo es la colaboración y equilibrio de poderes, la distribución armónica y eficaz de competencias entre los tres órdenes de gobierno y que las organizaciones de la sociedad, las cámaras empresariales entre ellas, participen y compartan las decisiones de gobierno.

Igualmente, en la Secretaría de Gobernación hacemos lo necesario para garantizar el respeto de los derechos humanos en todo el territorio nacional.

Por ello, además de los derechos tradicionales, el Gobierno de México promueve la protección de aquellos recientemente incorporados a la Constitución, como el derecho a la identidad y a las nuevas formas de la democracia directa, en que se expresa la participación ciudadana.

La debilidad institucional, los niveles de marginación y la existencia de grupos vulnerables con altas barreras de acceso a la justicia, constituyen desafíos que deben ser atendidos, para así mejorar las condiciones que hacen posible las inversiones privadas y el mayor crecimiento de la economía, condición indispensable para que el empleo sea la fuente principal para la distribución del ingreso y la riqueza.

Resolver estos problemas permitirá que empresas nacionales e internacionales encuentren más oportunidades para invertir y crecer con México.

Señoras y señores, amigos todos:

Nuestras dos naciones están indisolublemente unidas por la geografía; en la etapa reciente las economías de han interrelacionado como nunca antes, gracias al TLCAN, que será mejorado al entrar en vigor el TMEC.

México y Estados Unidos somos vecinos y socios; la prosperidad de cada nación será mayor si es compartida y es fuente que alimenta el bienestar de nuestros pueblos.

Sigamos tendiendo puentes que, como este encuentro de empresarios, fortalecen la relación entre nuestras dos grandes naciones.

Muchas gracias.

Texto y Foto: SEGOB