Participación del Partido Verde en la discusión de la Ley Olimpia, en voz de Verónica Camino Farjat

Ciudad de México, 5 de noviembre de 2020

Muchísimas gracias Presidente, con su venia y la de mis compañeras y

compañeros de la mesa directiva.

Compañeras y compañeros senadores.

Por supuesto que este dictamen nos obliga a reconocer el gran esfuerzo que han hecho muchas senadoras en esta sexagésima cuarta legislatura, por supuesto tengo que mencionar a la senadora Malú Micher, quien ha estado al pie del cañón y presionando para que esto hoy sea una realidad, también a la senadora Ana Lilia que también ha estado al pie del cañón en esta situación, a la senadora Blanca Estela, igual una de las que estuvo con esta iniciativa,  por supuesto a la senadora Alejandra León.

Y no puedo dejar de mencionar también a muchas mujeres que están en nuestras calles, quienes se han organizado para ayudarnos, desde afuera, a que hoy esto sea una realidad. Esta ley denominada como Ley Olimpia,  yo no la dejaría solo con ese nombre, le podría decir la Ley Olimpia, la  Ley Alejandra, le podría decir también la Ley Ana Baquedano,  que fue también una joven que en mi Estado sufrió,  fue la primera en tener esa voluntad de denunciar ante las autoridades estos hechos que son horrendos, que son denigrantes, discriminatorios y por supuesto que ejercen una violencia que no tiene… no hay sanción que pueda resarcir el daño que provoca en la mujeres y que provocaron en ella; por supuesto al paso del tiempo ya tuvo la capacidad y también con la ayuda de sus familiares logró forjarse resiliencia y es así como en Yucatán ya está este delito en nuestra leyes, ya está tipificado, pero no se podía quedar ahí y tenía que llegar a este Senado de la República porque otras mujeres a lo largo y ancho del país la sufren.

Definitivamente estamos en uno de los momentos más grandes de la historia que quedarán en la memoria de todas y cada una de nosotras. El reconocer la violencia digital y mediática; así como las sanciones en contra de quienes ejercen este tipo de actos serán en el corto tiempo una realidad en este país.

Quienes estamos aquí, las mujeres que estamos aquí también recibimos esa violencia digital y mediática, sobre todo quienes somos oposición en nuestros estados, en donde todos los días, a cada momento que expresemos algo que no esté bien, lo único que recibimos por respuesta son amenazas, burlas, incluso invitaciones a suicidarte o invitaciones a que alguien te haga algo. Esto debe parar porque también afecta la vida democrática de nuestro país.

Y si quiero también puntualizar que es necesario reconocer que los medios de comunicación y digitales promueven la violencia de género y también exponen estereotipos sexistas. Han sido una fuerte influencia en la naturalización de este tipo de violencia al reproducir estos modelos que refuerzan la cultura de la violencia hacia las mujeres. Ya no más, hoy, a  partir de lo que vamos hacer que esto se tiene que acabar, ya no podemos seguir permitiendo esto,  no lo vamos a permitir, pero esto tiene que ser un trabajo en conjunto,entre las mujeres que están en la calle y las que aquí nos encontramos, en este Senado de la República.

Las empresas informativas son una herramienta que permite llevar al casi 100  por ciento  de la población mexicana el impulso de la igualdad de género y la erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas. Ahí  es donde tenemos que seguir trabajando, en  que eso sea lo que predomine por sobre la invitación a ejercer violencia.

Hoy con estas reformas, nuestra legislación permitirá reconocer esta violencia digital como aquellas acciones dolosas con el uso de las tecnologías de la información y comunicación, en donde si se expone el contenido íntimo sexual de una persona sin su consentimiento, aprobación, u autorización en cualquier ámbito de su vida privada o en su imagen tenga un castigo.

Asimismo se reconoce la violencia mediática, como aquellas acciones que utilizan los medios de comunicación para promover estereotipos sexistas, inciten a  la violencia contra las mujeres y las niñas, produzcan  y difundan el discurso de odio  sexista, discriminación de género o desigualdad entre mujeres y hombres que cause daño a las mujeres y niñas de tipo psicológico, sexual, físico, económico, patrimonial o feminicida.

En este mismo sentido se sanciona el delito de violación de la intimidad sexual con penas de tres a seis años de cárcel y una multa que va de 95 mil hasta 190mil pesos, misma que incrementa cuando el delito sea cometido por personas con algún tipo de relación sentimental con la victima,  ó algún servidor público o quien tenga u obtenga algún beneficio a partir de la comisión de esta conducta.

Yo he sido objeto de esta violencia, todos los días, a cada momento, pero quiero decirles que no nos vamos a quedar calladas y que no vamos a parar y  cada una vamos a salir adelante porque hoy ponemos un hasta aquí y debe empezar a contarse en este país una nueva historia para nosotras las mujeres, en compañía , por supuesto,  de grandes hombres, que hoy están aquí presentes, que están también en las calles, que nos apoyan,  que nos cuidan, que nos protegen y que nos van acompañar hasta llegar a donde tengamos que llegar,  muchísimas gracias.

Texto y Foto: Grupo Parlamentario del PVEM en el Senado de la República