Participación del presidente de la Junta de Coordinación Política del senado Ricardo Monreal Ávila, en el Zoomit inmobiliario 2020

Ciudad de México, 23 de septiembre de 2020

Primero quiero agradecerles todos su invitación, es para mí un gusto el saludar a los integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda del país, y participar en este Zoomit inmobiliario me parece muy importante.

Saludo a todos los integrantes de este panel, al presidente nacional de CANADEVI, a Gonzalo Méndez Dávalos. A Marco Salazar, presidente de CANADEVI en Nuevo León, a quien también felicito porque sé que es parte de la organización de este foro.

Al arquitecto Pedro Lara, mi paisano, presidente de CANADEVI en Zacatecas, quien fue el vínculo para la invitación y para poder participar en esta mesa virtual.

Y a Rodrigo de León, Consejero Nacional de la Cámara, también saludo a todo Consejo Directivo de esta Cámara, así como a las personas, desarrolladores, o interesados en la vivienda que nos acompañan en esta reunión virtual.

Comparto con ustedes en este espacio virtual algunos puntos de vista respecto a la importancia que reviste esta labor que realizan las constructoras y desarrolladoras inmobiliarias, sobre todo por su estrecha relación con el bienestar de las familias mexicanas.

Como mencionó el secretario de Hacienda en su presentación de la mañana, uno de los indicadores líderes sobre el estado de la economía en un país es precisamente el nivel de productividad en el sector de la construcción, y por ello es fundamental prestar atención a las políticas que necesitamos para reactivarlo, y para que vuelva a alcanzar los niveles previos a la crisis que actualmente atravesamos.

La pandemia ha dejado en claro dos puntos importantes sobre el sector inmobiliario.

El primero es que sin una vivienda adecuada resulta imposible atender las medidas preventivas de salud pública, lo cual enfatiza la necesidad de poder construir un modelo de vivienda que tienda a reducir el hacinamiento y provea espacios que eleven la calidad de vida de las personas.

El segundo punto es la importancia que el sector tiene para el desarrollo de los países, pues la derrama económica que genera, así como los empleos que dependen de su correcto funcionamiento pueden favorecer un ciclo virtuoso que aporte al crecimiento y a la recuperación económica.

En México el impacto en la economía de este sector es de la mayor relevancia, lo conozco hace muchos años.

En 2019, por ejemplo, sus ingresos representaron el 16 por ciento del PIB del país, y generaron 6.4 millones de empleos directos e indirectos, lo que equivale al 11 por ciento de la población económicamente activa en México.

Se estima también que en 2019 se invirtieron 483 mil millones de pesos en los principales giros del sector inmobiliario que forman parte de su cadena de valor: adquisición de tierras, planeación y diseño, construcción y administración de viviendas, oficinas, centros comerciales, desarrollos turísticos y parques industriales.

Esto quiere decir que del correcto funcionamiento y del nivel de productividad del sector depende también en gran medida el sostenimiento de otras industrias. Las empresas de todas y todos ustedes que subcontratan a entidades económicas medianas, pequeñas empresas que forman parte de este círculo.

Sin embargo, esta enérgica actividad que realiza el sector se vio afectada por la pandemia, por esta emergencia sanitaria y generó una pérdida de empleos.

Tan solo de 2018 a 2020 la producción de viviendas en México ha caído en un 30 por ciento, es una cosa alarmante.

Ambos factores: la importancia del sector de la construcción en la economía, junto con la caída de su productividad nos invita a mantener un diálogo activo entre las autoridades y el sector privado.

Por eso, desde el inicio de la actual legislatura, en el Senado de la República hemos mantenido abiertos los canales de comunicación, para generar los cambios legales necesarios en coordinación con todos los sectores que se puedan ver impactados por estas modificaciones.

En ese sentido, celebro que el día de hoy se abra este espacio en el que podemos referirnos a las iniciativas de reformas y a los asuntos legislativos que pueden ayudar a que el sector inmobiliario tenga mejores condiciones y pueda aportar a la recuperación económica de México de manera pronta, rápida.

Voy a tocar algunos de los temas que sé que les preocupan y que están en nuestro ámbito ver. Sé que están conectadas muchas personas en el país que se dedican a esta actividad de manera cotidiana, dependen de ella, de su pequeña, mediana o gran empresa, y por eso me gustaría resaltar algunas de las leyes que entiendo son su preocupación.

Hace unos días la mayoría parlamentaria del Senado de la República ha aprobado varias leyes, por eso quiero referirme a ellas, conscientes de la importancia que tienen para el sector algunas de las propuestas que se han presentado para reformar algunas normatividades.

Este es el tema al que me quiero referir, el tema legislativo, el tema de vinculación ciudadana, el tema que a ustedes les ocupa, como lo concerniente a la creación de la Ley General de Aguas cuyo objeto es reglamentar el derecho humano al vital líquido, elevado a rango constitucional desde el 2012.

Actualmente en México más de 9 millones de personas no tienen acceso al agua, y por ello es importante generar las condiciones jurídicas que permitan que ese derecho sea garantizado.

Sin embargo, también es necesario escuchar las implicaciones que estos cambios legales pueden generar en diversos sectores, para poder plantear un esquema de gestión hídrica en el país, que favorezca la certidumbre jurídica de las personas usuarias, pero también, la certidumbre y la seguridad jurídica de los inversionistas.

Sé que esta preocupación ventral de algunos de ustedes se centra en la propuesta de reducir el tiempo de las concesiones del uso de agua, así como una propuesta de brindar facultades a instancias ciudadanas para la administración del agua.

Hasta el momento 5 iniciativas están siendo analizadas para generar un dictamen por la Comisión de Recursos Hidráulicos Agua Potable y Saneamiento y por la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales en la Cámara de Diputados, la cual ha actuado como Cámara de origen.

También en el Senado tenemos un tema importante, que también se han presentado algunas iniciativas del agua, algunas muy importantes, pero que lo que les puedo ofrecer a todos en esta cámara de vivienda es que aprovechen la voluntad nuestra para poder generar con participaciones de ustedes un parlamento abierto, un parlamento que pueda representar un atractivo para que ustedes puedan participar en estos parlamentos abiertos que tienen plena vinculación y que ustedes puedan opinar sobre los intereses de su propio gremio.

Ahora, el parlamento no es cerrado como en el tiempo pasado, ahí en estas 5 iniciativas, por ejemplo, una fue presentada por el Partido del Trabajo, una es una iniciativa ciudadana, una fue presentada por el Partido Acción Nacional y otra por Morena.

Además, la iniciativa ciudadana fue también presentada a Cámara de Senadores y ha sido respaldada por cerca de 34, 35 senadores de la República.

Yo les ofrezco que el Senado de la República, al menos la mayoría legislativa a la que pertenecemos en Morena, actuaremos de manera responsable; vamos a garantizar el derecho al agua de todos y todas, pero, vamos a realizar los cambios normativos, los cambios jurídicos legislativos necesarios, y al mismo tiempo, no los vamos a aprobar sin escuchar las voces de quienes integran los sectores involucrados, como es el caso de la CANADEVI.

Hay otra Ley que les preocupa, me detengo un poco en lo del agua porque sé que es un tema clave para todos.

Me detengo ahora en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable. Otro tema que sabemos es importante para el sector inmobiliario son las modificaciones que se han realizado a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable las cuales fueron publicadas si mal no recuerdo en abril de 2020. Con esta reforma se modificó la definición de terreno forestal, impactando en los procedimientos de cambio del uso de suelo y por lo tanto en el tiempo que conlleva desarrollar un proyecto inmobiliario.

Otro tema del sector inmobiliario son las reformas a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, que modificaron también temas claves que ustedes están padeciendo, o ustedes están sufriendo en el momento de desarrollar.

El objetivo de esta reforma es armonizar algunas definiciones de los conceptos usados en la ley y que son utilizados en el ámbito internacional, así como brindar certeza sobre la presencia o ausencia de cada tipo de ecosistemas y de los cambios de suelo que pudieran presentar.

Como ustedes saben, esta reforma fue aprobada en la Cámara de Diputados con 399 votos, casi 400 votos sin oposición.

Sin embargo, la aprobación de la reforma no debe ser un obstáculo para mantener abierta la comunicación y sobre todo para escuchar de qué manera está impactando, en la práctica, a los diversos sectores.

Quiero decir con esto que no importa que esté la Ley vigente a partir de abril, que si en la práctica del desarrollo está afectando el propio desarrollo, estamos abiertos para revisar de manera permanente los artículos que pudieran estar en desarmonía con el propósito fundamental.

Yo soy de los que piensa que solamente a través del diálogo, a través de su participación en la modificación de la Ley podremos generar la estabilidad necesaria y dotar de certeza a las inversiones.

El otro tema que quiero comentar con ustedes es el combate a la corrupción, certidumbre y Estado de Derecho.

Otro aspecto fundamental para brindar certidumbre y que desde el Senado de la República se ha desarrollado es la creación de mecanismos para combatir la corrupción y fortalecer el Estado de derecho.

No podemos dejar pasar la oportunidad de este diálogo, para recordar que el sector inmobiliario ha sido uno de los más afectados por la corrupción, que en el pasado era tolerada, poco castigada y que, obviamente quienes sufren los embates cotidianos es el desarrollador de buena fe, que se ve envuelto en este laberinto, en estas redes institucionales de corrupción sin las que ustedes no trabajarían, es tan sencillo como eso.

Por eso, en esta Legislatura se reformó el artículo 19 de la Constitución, para elevar a delito grave los actos de corrupción.

Esta acción es fundamental no solamente para evitar el saqueo que adelgazó al erario de México mermando los recursos disponibles para invertir en infraestructura, sino que además permitirá aumentar la productividad del sector inmobiliario.

En gran medida, como resultado de la corrupción que se presentaba en el pasado, e incluso, no solo en el pasado, porque la corrupción no se erradica por decreto, aún existe en algunos sectores. México hoy tiene un rezago en el desarrollo de la vivienda.

Quiero decirles que alguna de las preocupaciones del presidente López Obrador, desde que asumió la presidencia de la República, fue esta tregua de otorgarle a los empresarios que caminaban, pero la tregua que no se otorgó fue el combate a la corrupción, en donde yo estoy seguro de que, un gran porcentaje de empresarios no tiene que pagar por la corrupción de unos cuantos. No debe de hacerlo.

Ahora México tiene un rezago en el desarrollo de vivienda, esto se refleja en los datos publicados apenas en el 2018 por el CONEVAL en donde señala que en México casi 14 millones de personas, 13.8 si mal no recuerdo (es decir, el 11.15 por ciento de la población) viven con carencias de calidad y espacio en sus viviendas, debido a que éstas no están construidas con materiales adecuados, o por hacinamiento, mientras que casi 25 millones (el 20 por ciento) no cuentan con acceso a los servicios básicos como electricidad, drenaje y agua potable.

Nuestra labor, la de ustedes y la nuestra, de manera conjunta es generar las condiciones necesarias para que el aumento en la productividad y la recuperación económica vayan acompañadas de políticas que permitan enfocar los esfuerzos para que cada mexicana y mexicano tenga acceso a una vivienda digna y de calidad.

En el pasado, las instituciones del Estado encargadas de la construcción de viviendas fueron también focos latentes de corrupción. Fue así como unos cuantos grandes consorcios de constructores cooptaron con prácticas ilegales la construcción de viviendas en México, sin importarles si éstas cubrían las necesidades básicas de la población.

No fue culpa de los constructores simplemente, sino de políticas que se implementaron con ese propósito.

El resultado de estos esquemas es que, según estimaciones, millones de viviendas se encuentran deshabitadas debido a que no cuentan con los servicios básicos o a que fueron construidas en zonas inapropiadas.

Por eso, es necesario reorientar, desde la legislación y desde las políticas públicas, la manera de cómo fortalecer este sector que, para mí, el de la construcción y el de la vivienda concretamente, son de una gran dinámica económica.

Sin embargo, estos cambios que se han generado en materia constitucional no deben generar un distanciamiento entre el Gobierno y las empresas que se han desempeñado de manera honesta, que han cumplido con sus responsabilidades, que han aportado al desarrollo económico de México y que han construido la infraestructura en la que hoy descansa el país.

Yo conozco a muchos constructores honestos de vivienda, conozco a muchos pequeños y medianos desarrolladores que siempre cumplieron con seriedad el objetivo de construir vivienda digna, por eso no podemos perder de vista la enorme regulación excesiva que hace que se encarezca la vivienda y que las ganancias se reduzcan.

Ustedes, tienen que llevar a cabo un proceso tardado y costoso para construir fraccionamientos en donde se incluyen, entre otras cosas; el deslinde catastral, las manifestaciones de impacto ambiental, los estudios de riesgo ante protección civil, derechos de autorización, fianzas y garantías; los pagos a municipios como las claves catastrales y los impuestos prediales. Además de los trámites ante el Infonavit como los seguros de calidad, las claves únicas y las verificaciones de vivienda.

Sin duda se debe trabajar en disminuir toda esta tramitología y tanta regulación. Yo soy de los que piensa que habría que facilitar las condiciones para que los procesos sean más eficientes, porque en cada una de estas etapas se lleva dinero y, lamentablemente todavía, en muchas partes el respectivo moche.

Sin embargo, es importante resaltar que incluso con esta cargas, tal y como su presidente mencionó en su intervención del pasado lunes, las y los integrantes de la CANADEVI han construido en los últimos años 13 millones de metros cuadrados en calles y vialidades, 1.6 millones de metros de la red de agua potable y electricidad, 32 mil centros de salud, y más de 251 mil centros educativos.

Es decir, ustedes han aportado a la construcción de la infraestructura del Estado mexicano actual.

Voy a continuar con otra de las políticas legislativas que les preocupa de sobremanera.

Otro de los puntos importantes es la Política Fiscal para brindar certeza a sus inversiones, y para que sus acciones puedan aportar al desarrollo económico equitativo de México en el reordenamiento fiscal, es necesario reflexionar… (inaudible)… pues en este proceso y en este modelo fiscal descansa en gran medida el pacto entre el Gobierno y la sociedad.

En México, durante décadas este pacto fiscal se ha violentado, se tergiversado, a tal grado que algunas de las entidades económicas que más ingresos generaban fueron las mismas que se vieron beneficiadas de grandes concesiones.

Restablecer este pacto social es un objetivo central que debemos perseguir, pues sólo así podremos aspirar a un sistema verdaderamente redistributivo que genere mayores condiciones de igualdad, y que al mismo tiempo favorezca el consumo interno.

Actualmente, la proporción de los ingresos en México como proporción del PIB es una de las más bajas en América Latina.

Mientras que en Brasil, Argentina y Chile en 2018 esta proporción fue del 32, 30 y 21 por ciento, respectivamente, en nuestro país solamente alcanzamos un 16 por ciento, la mitad que en Brasil, la mitad que en Argentina.

Esto se debe en gran medida a las condonaciones de impuestos que existían en el pasado, y a mecanismos como las facturas falsas y las empresas fantasmas, que eran utilizados para defraudar al erario, y a través de los cuales el Estado dejaba de recaudar aproximadamente 510 mil millones de pesos.

Pero yo les aseguro que de los que están conectados han de ser muy pocos a los que les condonaron impuestos, no sé, cuántos, no creo que haya aquí en el sector de medianos empresarios alguien que se le condonaran impuestos, a lo mejor me equivoco, pero sería muy raro que esto sucediera en el sector de la vivienda con ustedes.

El Senado de la República ha legislado en estas materias, para evitar que unos cuantos evadan su responsabilidad, y que la carga tributaria recaiga solamente en las entidades económicas responsables.

Estos cambios nos permitirán transitar hacia un nuevo orden fiscal sin la necesidad de generar nuevos impuestos. Al contrario, México debe de transitar hacia un esquema fiscal progresivo haciendo valer la ley y el Estado de derecho.

Ello no solamente ayudará a brindar mayor certeza a las empresas, al generar igualdad de oportunidades, sino que además garantizará que ningún negocio esté por encima de la ley y, por lo tanto, no compita en condiciones de ventaja con aquellos que cumplen con todas sus obligaciones fiscales y contribuciones.

El sector inmobiliario es fiscalmente responsable, y sus aportaciones, en la lógica del nuevo régimen, ayudarán a la recuperación económica y al fortalecimiento del Estado de bienestar.

Tan solo en 2019 este sector generó más de 474 mil millones de pesos provenientes de impuestos federales, cantidad muy significativa para esta fortaleza de nuestra democracia del Estado y para lograr finanzas públicas sanas.

La política fiscal debe avanzar de manera armónica y consensuada atendiendo a los principios de legalidad, equidad y proporcionalidad de las contribuciones.

No estoy hablando de terrorismo fiscal, no estoy hablando de persecución de los pequeños y medianos contribuyentes, estoy hablando de un modelo progresivo, de un modelo fiscal de progresividad.

No quiero cansarlos mucho, ya llevo 32 minutos, pero voy a terminar, que no podemos apartarnos de la realidad económica, de esta lamentable realidad económica que la pandemia ha generado en México, este Covid-19 que llegó de manera inesperada; que la verdad, no creíamos que fuera tan profunda, que los propios pronósticos no están siendo asertivos y que no sabemos cuándo concluya o cuándo tengamos la vacuna de este covid tan doloroso que ha devastado no solo a familias, no solo a personas; eso es lo más lamentable, las personas que han fallecido, eso es lo más lamentable siempre, la perdida de una vida humana, pero también la economía está devastada.

Algunos hablan de la caída del PIB del 7 al 10 por ciento, es enorme si así fuera, una cosa brutal en materia económica.

Será una realidad difícil de enfrentar, la cual no podrá ser superada de manera aislada. Las y los empresarios y las autoridades necesitamos confiar, necesitamos generar una base a través de la cual se otorgue seguridad jurídica y garantía.

Y aunque el horizonte es hoy adverso, la recuperación se empieza a vislumbrar. Por ejemplo, se prevé que la edificación de inmuebles presentará una recuperación en los próximos meses.

Creo que aun va a prevalecer la pandemia unos meses más. Pero si logramos una adecuada coordinación para dar más certidumbre a los mercados, y aumentar la intención de compra, construcción y remodelación de viviendas, estaremos en el camino correcto. 

Para mí el sector de la construcción es vital para que la economía mexicana recupere el nivel que había alcanzado antes de la pandemia.

Ha sido también vital la protección que ha brindado a los cientos de miles de trabajadoras y trabajadores que dependen del empleos que se generan en este sector, y que en su mayoría no cuentan con una red amplia de seguridad social.

El secretario de Hacienda, en su presentación de hace unas horas, señaló que en el sector de la construcción se perdieron más de 200 mil empleos, yo creo que se quedó corto, pero, dice él ya se han recuperado más de 180 mil, creo que se volvió a quedar corto. 

Esto nos habla de la vitalidad que ustedes le imprimen a la economía del país, y a la importancia de generar las condiciones para que su productividad pueda aumentar lo más rápido posible.

Con esto en mente, retomo lo que el pasado lunes mencionó Marco Salazar en una de las ponencias introductorias: “juntos, gobierno, sociedad e iniciativa privada, hagamos de la vivienda esa actividad anticíclica que hoy tanta falta le hace a nuestro país”.

Esa es la visión que debemos mantener. En el Senado de la República, la mayoría legislativa está atenta siempre para escucharlos.

Quiero ya no cansarlos más, tengo más datos, pero creo que, con esto, por el momento es suficiente.

Toqué los cuatro grandes temas legislativos que a ustedes les preocupan y que, les reitero, y los invito a la CANADEVI y como institución y como cámara lo han hecho.

Felicito a sus dirigentes porque han estado cerca de las actividades del Senado y de la Cámara; pero, acepten ser parte del parlamento abierto en los temas que a ustedes les interesa y les preocupa.

Yo quiero agradecerles, siempre he tenido una muy buena relación con esta cámara, cuando fui gobernador impulsé mucho la construcción de vivienda y cuando fui jefe delegacional de la Cuauhtémoc en 2015, me sorprendió bastante la dinámica y la capacidad de la CANADEVI. Fue impresionante.

La dinámica de reactivación económica en esta delegación Cuauhtémoc es notabilísima, de verdad, y de nueva cuenta sus obstáculos eran los trámites, la corrupción, los inspectores, toda la gente que quiere sacar parte de este desarrollo.

Pero tengo muy buena opinión de los desarrolladores, de la mayoría.

Pedro Lara, que antes era constructor, más bien de vivienda privada, de residencia y de trabajo en vía pública, hoy también se dedica a la vivienda, es muy bien arquitecto y es una gente consiente, pero no es improvisado, ha de tener ya unos 30 años construyendo vivienda y siguen haciéndolo.

Entonces a pesar de las dificultades, creo que todos están en la misma circunstancia. Aquí en la Ciudad de México puedo mencionarles 30 que son buenos amigos y que sé que están esforzándose para mantener a salvo sus fuentes de empleo.

Muchas gracias por la invitación y de nueva cuenta les invito a que estén muy cercanos a la Cámara.

Yo soy muy fácil de comunicar, muy fácil de reunirme y las comisiones legislativas también están muy listas, dispuestas a reunirse con ustedes.

Los felicito por este foro que no dejó de hacerse a pesar de que la pandemia a todos nos abrazó con dolor, se sostuvo el foro por la vía digital y espero que todos aprendamos de todos. Buenas tardes. Muchas gracias.

Texto: Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República | Foto: Senado de la República