Plantean fortalecer campañas para atender y detectar trastornos mentales en niñas, niños y adolescentes

Ciudad de México, 23 de febrero de 2020

El 20 por ciento de esta población tiene uno o más padecimientos diagnosticables: González Estrada

En la mayoría de los casos, se consideran una exageración, distorsiones de conductas y emociones normales

La diputada Martha Elisa González Estrada (PAN) planteó exhortar a las secretarías de Salud, y de Educación Pública, a diseñar campañas para detectar, atender y dar el debido tratamiento a los trastornos mentales en niñas, niños y adolescentes; se calcula que 20 por ciento de esta población tiene uno o más padecimientos diagnosticables.

En la mayoría de los casos, expuso, estos trastornos son considerados como distorsiones de conductas y emociones normales. Los más comunes son la ansiedad, los relacionados con el estrés, estado de ánimo, carácter obsesivo-compulsivo, comportamientos disruptivos, variables de conducta y el actuar desafiante por oposición.

La esquizofrenia y sus trastornos relacionados son menos frecuentes. Sin embargo, “con más periodicidad los niños y adolescentes presentan síntomas y problemas que atraviesan límites diagnósticos. Por ejemplo, 25 por ciento de los menores con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) también tienen ansiedad”.

En un punto de acuerdo que analiza la Comisión de Salud, González Estrada resaltó que los problemas del desarrollo y conductuales son difíciles de distinguir de aquellos que se originan en un trastorno mental. “Los estudios de desarrollo y neuropsicológicos formales deben ser parte del proceso de evaluación”.

Indicó que la evaluación de niños con trastorno mental suele ser más compleja que en los adultos. No obstante, la mayoría de los casos no son graves y pueden ser manejados en forma competente por un profesional de atención primaria capacitado.

La detección, afirmó, debe ser la herramienta más importante, porque existen programas y estrategias centrados en la prevención de adicciones y conductas de riesgo, pero se necesita poner mayor énfasis en la atención, asesoramiento, terapia y medicación de los jóvenes con trastornos del comportamiento, ansiedad, depresión y cualquier otro problema de salud mental.

Ante ello, consideró vital tener en todo momento y de manera permanente, campañas que permitan a los padres, tutores y maestros, descubrir a tiempo cuando un niño tenga algún problema de este tipo.

“Las campañas ayudarán a que las niñas, niños y adolescentes no tengan trastornos por déficit de atención”, concluyó.

Texto y Foto: Cámara de Diputados