Presupuesto 2020 refleja presiones por sectores ‘descobijados’ e ‘insignias’ de AMLO: expertos

Los especialistas consideran que el peso de las decisiones del presidente son las que determinan toda la orientación del presupuesto, y que este se está ajustando a los deseos del mandatario.

La aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) fuera del plazo de ley tras la activación del “reloj legislativo”, refleja que para 2020 existe una presión fiscal derivada de las demandas de sectores “descobijados” con recursos para el siguiente año versus más presupuesto destinado a las prioridades de gasto del presidente López Obrador, coincidieron expertos.

Carlos Ramírez, investigador de la consultora Integralia, señaló que si bien cada mandatario tiene sus prioridades, “lo que ahora estamos viendo y que no habíamos tenido en un presupuesto, es un gobierno en donde el peso de las decisiones del presidente fueran las que determinan toda la orientación del presupuesto, se está ajustando a los deseos del presidente”.

Dijo que el gobierno ha iniciado una política de reducción del gasto a raíz de recortes en la burocracia, con lo que se abrió espacio al gasto para las prioridades del presidente, sin embargo, ese ejercicio de reducción de gasto es insuficiente ante las necesidades crecientes de las erogaciones en la política social.

Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, apuntó que esta administración ya no está repartiendo “dinero de los moches” del Ramo 23, ya que antes la entrega discrecional de esos recursos a gobiernos estatales u organizaciones controlaba la discusión presupuestal.

“Esos fondos se han dejado de repartir, sin embargo, lamento que el gobierno actual no tenga la visión de que en una democracia, y para ser consistentes con no dar moches, tenemos que tener una discusión informada, no se trata de que el Presupuesto sea nada más lo que el presidente quiera y que se desmantelen programas bien evaluados”, afirmó.

Por su parte, Ernesto O’Farrill, presidente de Bursamétrica, criticó que la Cámara de Diputados no pudiera sesionar varios días por los bloqueos de los campesinos y que ello derivara en el retraso de la aprobación del Presupuesto, ya que “es una mala señal en el sentido de que no se haya aplicado la Ley, representa una falta de seriedad y que vivimos en un país sin Estado de derecho”.

Foto: Bloomberg

Texto: Zenyazen Flores | El Financiero