Promueve Agricultura cultivo de mijo como forraje y para atender la sequía y desertificación

Ciudad de México, 28 de enero de 2024

El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) trabajan en conjunto para promover el cultivo de mijo perla.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural expuso que los estudios están centrados en producir este cultivo en un periodo corto de tiempo y en condiciones de baja disponibilidad de agua.

Esta planta tiene la capacidad de adaptarse a condiciones extremas de temperatura, prosperar en suelos ácidos, poco fértiles y con escasa retención de agua.

Este cereal se va incorporando paulatinamente en el campo nacional. Es fácil de cultivar y se adapta bien a diferentes tipos de suelo y condiciones climáticas. Es una fuente significativa de hierro y zinc.

Debido a sus características para cultivarse en condiciones climatológicas adversas, ahorro de agua y ofrecer oportunidades de mercado para los productores de pequeña escala, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural realiza investigaciones para incentivar la producción sostenible del cultivo de mijo perla y usarlo como forraje.

La dependencia federal explicó que especialistas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) trabajan en conjunto para evaluar esta alternativa con el fin de combatir y contener la sequía y la desertificación en el país.

Señaló que si bien México cuenta con experiencia en la producción de forrajes, ahora se busca producir este cultivo en diferentes regiones en un periodo corto de tiempo y en condiciones de baja disponibilidad de agua.

La razón es porque estas plantas tienen la capacidad de adaptarse a condiciones extremas de temperatura, prosperar en suelos ácidos, poco fértiles y con escasa retención de agua, apuntó.

De manera particular, indicó, el mijo perla ha mostrado ser un forraje con alto valor y calidad nutritiva similar a la del maíz, y presenta un buen comportamiento después de ser cortado en estados de temprano desarrollo.

Incluso, la planta es tolerante a la salinidad, a la sequía en condiciones de temporal, eficaz en el uso de agua en condiciones de riego y posee un alto rendimiento por hectárea al permitir varios cortes.

Es por ello que esta investigación es clave para impulsar una producción sostenible de mijo y, al mismo tiempo, ofrecer nuevas oportunidades de mercado para productores y consumidores.

Refirió que este forraje se domesticó hace cuatro mil 500 años en los valles de lo que hoy es República de Malí, África, y por sus características se ha extendido en varias regiones del mundo.

En el marco del Año Internacional del Mijo (2023), que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró para promover su producción sostenible y la necesidad de mejorar la eficiencia de la cadena de valor, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) manifestó que esta es la oportunidad de tomar conciencia sobre sus beneficios para la salud y la nutrición.

El organismo internacional llamó a dirigir la atención de las políticas hacia los beneficios de este cultivo de gran importancia, porque contribuye a lograr al menos seis de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La Secretaría de Agricultura expuso que en Zacatecas se han establecido vitrinas de este cultivo y, en la plataforma de investigación de Ocampo, Guanajuato, se ha documentado, junto con el INIFAP, el potencial de rendimiento del mijo perla, el cual supera los rendimientos de algunas variedades de avena en la región de la Mesa Central.

El CIMMYT incorporó al mijo entre sus cultivos prioritarios para la investigación científica ante los efectos del cambio climático, cuyos impactos se estima podrían ser mayores en 2030, y representa una opción fundamental para la producción agrícola y la seguridad alimentaria ante este panorama.

El mijo puede desempeñar un importante papel para hacer resiliente la agricultura de pequeña escala, contribuir a la erradicación del hambre, la adaptación al cambio climático, la conservación e incremento de la biodiversidad y la transformación de los sistemas agroalimentarios, reiteró.

El mijo, una opción productiva en el campo

El mijo es un cereal que se ha incorporado paulatinamente en el campo nacional. Originario del continente asiático, es un alimento básico en países de África y Asia, donde se consume en forma de pan, papillas, guisos y otros platos e incluso se utiliza para hacer cerveza.

Es fácil de cultivar y se adapta bien a diferentes tipos de suelo y condiciones climáticas, lo que lo convierte en una opción atractiva para los agricultores en áreas donde otros cultivos pueden ser difíciles de sembrar.

Nutricionalmente, es un cereal al que se le considera más rico en proteínas y grasas que, por ejemplo, el arroz.

Es una fuente significativa de hierro y zinc, por lo que se le considera uno de los granos más energéticos.

Texto y Foto: Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural