Promueven que el 13 de octubre sea el Día Nacional de la Paz

Ciudad de México, de 18 abril de 2019

En esa fecha, pero de 1982, Alfonso García Robles obtuvo el Premio Nobel a la Paz.

La senadora Josefina Vázquez Mota propuso declarar el 13 de octubre de cada año, como Día Nacional de la Paz, debido a la especial situación de violencia que vive el país. Tales niveles y la inseguridad, nos han sumergido en una cultura de guerra donde hemos olvidado cómo construir paz, aseguró.

La legisladora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional explicó que el concepto de la paz pareciera olvidado y llamó hacer conciencia para construirla –porque argumentó- no se genera de la noche a la mañana.

En ese sentido, instó a tomar una ruta clara como sociedad y fomentar una paz positiva, con acciones concretas, de todas y todos los mexicanos, desde la solidaridad, la tolerancia, el respeto y la empatía en nuestra vida diaria.

Además, a comprender el derecho a exigir de todas las instituciones, las mismas actitudes y condiciones que garanticen el pleno desarrollo como sociedad. Esas acciones son las que construyen paz, apuntó.

“En el afán de recordar y fomentar esto, vale la pena celebrar en México un día destinado a la paz, porque sólo al comprender un concepto es cómo podemos aplicarlo, con la esperanza de que sea desde la verdadera paz donde construyamos no solamente una sociedad segura, sino más bien de bienestar”, precisó Vázquez Mota.

Explicó que la razón para seleccionar el 13 de octubre como Día Nacional de la Paz en México, es para reconocer la  única entrega del Premio Nobel de la Paz a un mexicano: Alfonso García Robles, quien recibió el galardón el 13 de octubre de 1982.

Reconoció que, aunque la Organización de las Naciones Unidas ya decretó el 21 de septiembre de cada año como Día Internacional de la Paz, un día nacional en el calendario abonará a la comprensión de paz desde nuestra realidad.

Además, impulsará que desde las esferas públicas y privadas se realicen esfuerzos dirigidos a resolver nuestros conflictos y aprovecharlos como oportunidades para el desarrollo en lugar de encuentros con la violencia, remarcó.

La también presidenta de la Comisión de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, señaló que ante la cotidianidad de la violencia se ha perdido la capacidad de asombro y el potencial ciudadano como agentes de cambio.

En este contexto, refirió que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señaló que 2018 fue el año más violento en la historia del México moderno, con más de 30 mil víctimas de homicidios violentos.

También, existen varios tipos de violencia en el país, agregó. El reporte de Índice de Paz del Institute for Economics and Peace,  expone que desde el 2015 la violencia intrafamiliar aumentó en 32 por ciento en el país. Esto significa que el incremento de la violencia se debe no sólo a los crímenes de la delincuencia organizada, sino también a los de personas que pueden sentirse empoderadas por la vulnerabilidad de otros, advirtió.

La senadora panista subrayó también la importancia de visibilizar que combatir la violencia, también engloba acciones desde lo individual y lo cotidiano, y que existe una paz positiva capaz de transformar nuestra cultura de guerra en una cultura de paz.

Texto y Foto: Senado de la República