Reunión de trabajo de las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores; Puntos Constitucionales; Economía y Relaciones Exteriores América del Norte, con funcionarios de las secretarías de Economía y Relaciones Exteriores, para el análisis del Protocolo que incluye el Tratado entre México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), así como sus acuerdos paralelos

Ciudad de México, 11 de junio de 2019

SENADOR HÉCTOR VASCONCELOS Y CRUZ: Buenas tardes.

Señoras y señores, les ruego disculparnos por el retraso, pero estábamos atendiendo una conferencia de prensa precisamente, donde anunciamos el inicio de esta sesión.

Por otra parte, quiero informarles que en un momento se incorporará para darnos un saludo, el presidente de la Mesa Directiva del Senado, el senador Martí Batres. Pero entretanto, iniciemos la sesión.

Estamos reunidos a efecto de dar inicio a la sesión permanente de la Reunión Extraordinaria de trabajo de las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores; Puntos Constitucionales; Economía y Relaciones Exteriores América del Norte; para el análisis, discusión y votación del proyecto de dictamen relativo al Protocolo por el que sustituye el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por el Tratado entre los Estados Unidos-México-Canadá. Así como los seis acuerdos paralelos negociados en el marco de la suscripción del mismo, firmado en Buenos Aires el 30 de noviembre de 2018.

De acuerdo con las listas de asistencia, se declara la existencia de quorum.

Por lo tanto, quisiera solicitar a la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte, la senadora Cruz Blackledge, dé lectura al proyecto de orden del día.

SENADORA GINA ANDREA CRUZ BLACKLEDGE: Con mucho gusto, presidente Vasconcelos. Doy lectura.

Primer punto. Apertura de la reunión.

Segundo punto. Registro de asistencia y declaratoria de quorum.

Tercer punto. Lectura y, en su caso, aprobación del orden del día.

Cuarto punto. Mensaje de bienvenida por parte de la senadora y los senadores presidentes:

Senador Héctor Vasconcelos, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Senador Oscar Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales.

Senador Gustavo Enrique Madero Muñoz, presidente de la Comisión de Economía.

Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte.

Como quinto punto del orden del día. Presentación general del T-MEC, Tratado de comercio, por parte de las funcionarias y los funcionarios de la Secretaría de Economía.

Como sexto punto del orden del día. Presentación general del T-MEC, por parte de las funcionarias y los funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Como séptimo punto, diálogo y ronda de preguntas y respuestas de las senadoras y los senadores, a los funcionarios.

Octavo punto. Conclusiones.

Como punto número nueve y último, declaratoria de los trabajos en sesión permanente.

Continúo con la lectura de propuesta del orden del día para el día de mañana miércoles 12 de junio del presente año, a las 11 horas, en la Sala de Comparecencias, Planta Baja.

Primer punto. Reanudación de la sesión.

Segundo punto. Declaratoria de quorum.

Tercer punto. Análisis y discusión del proyecto de dictamen, por el que se aprueba el Protocolo por el que sustituye el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por el Tratado entre los Estados Unidos-México-Canadá. Así como los seis acuerdos paralelos negociados en el marco de la suscripción del mismo, firmado en Buenos Aires el 30 de noviembre de 2018.

Cuarto punto. Votación del proyecto de dictamen.

Y como punto cinco. Clausura de la reunión.

Es cuánto, presidente.

SENADOR HÉCTOR VASCONCELOS Y CRUZ: Muchas gracias, senadora presidenta.

Solicito enseguida, al senador Ramírez Aguilar, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, consulte a los integrantes si se aprueba el proyecto de orden del día.

SENADOR ÓSCAR EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR: Consulto a los integrantes si se aprueba el orden del día.

Quienes estén por la afirmativa, favor de manifestarlo levantando su mano.

Sí se aprueba, presidente.

SENADOR HÉCTOR VASCONCELOS Y CRUZ: Muchas gracias, senador.

En consecuencia, iniciamos la reunión.

Quisiera simplemente, subrayar el momento histórico en que iniciamos este proceso de análisis y en su caso, ratificación del nuevo Tratado con los Estados Unidos de Norteamérica y Canadá.

Es evidente que este tratado, en caso de ser ratificado por los Parlamentos de los tres países, habrá de determinar en buena medida el curso de la vida económica de los tres países participantes, en los próximos años.

Hacemos también, este inicio de análisis, en un momento muy importante de la relación con los Estados Unidos de Norteamérica, en que hemos evitado una crisis que amenazaba con presentarse en días pasados.

De modo que conscientes de esta enorme responsabilidad que tiene el Senado de la República, quisiera dar paso al senador Madero, para que nos dé un mensaje de bienvenida.

Muchas gracias.

SENADOR GUSTAVO MADERO MUÑOZ: Muy buenos días a todas, a todos.

Les damos la cordial bienvenida a los integrantes de las comisiones dictaminadoras que nos acompañan el día de hoy. A los representantes del Gobierno Federal que hoy nos acompañan.

Como ya lo mencionó el senador Vasconcelos, el momento que vivimos en la relación con nuestros socios comerciales, es crucial y está siendo necesaria la discusión y aprobación de un nuevo tratado México-Estados Unidos y Canadá, que sustituya al que se firmó hace 26 años, el TLC.

Entender los cambios que han pasado en la economía y en las relaciones y en las sociedades de estos tres países, es fundamental. Entender el rol del Senado en su participación, en la discusión, aprobación de este instrumento; pero también entender el contexto.

Hoy está marcada esta discusión no sólo por su contenido intrínseco, sino por acuerdos recientes que han sido motivados por medidas unilaterales anunciadas por el Gobierno de los Estados Unidos, que han llevado a la necesidad de establecer acuerdos; frente a amenazas de imposición unilateral de aranceles, progresiva para los productos que exportamos a aquel país.

Menciono esto porque es antitético al T-MEC esos arrebatos. Estamos buscando certidumbre de corto, mediano y largo plazo, en una relación comercial, en una relación económica, en una relación política. Pero acudir a medidas intempestivas y unilaterales, contradicen el espíritu mismo del tratado que estamos a punto de revisar y aprobar.

Por eso, es necesario entender el contexto. No podemos, como un avestruz, solamente ver el tratado sin ver el contexto.

México será seguramente el que dé el primer paso al iniciar esta discusión en Comisiones Unidas y eventualmente su aprobación la semana que entra en un periodo extraordinario de sesiones.

Pero es indispensable que este Senado solicite al Gobierno Federal información de los alcances, de las implicaciones, los compromisos que llevan sobre los acuerdos, porque no son solamente materia del Gobierno Federal sino también materia del órgano encargado de la política exterior constitucionalmente, que es el Senado de la República, y porque estos acuerdos no están escritos en piedra, son provisionales, están sujetos al cumplimiento de ciertos resultados.

Por eso agradecemos mucho la presencia el día de hoy, de los funcionarios de las secretarías de Economía y de Relaciones Exteriores, para ayudarnos a entender, profundizar y valorar el Tratado y el contexto en el que estamos viviendo, para ver cuál es la posición del Senado y aportar en este momento histórico de redefinición de la relación con Estados Unidos y Canadá, para darle mayor certidumbre a las inversiones, al comercio, al empleo.

Esa es la aspiración que tenemos como senadores de la República, poder contribuir para el logro de este objetivo en el que, estoy seguro, no hay diferencias partidistas, porque coincidimos todos en buscar lo mejor para México.

Muchísimas gracias, senador.

SENADOR ENRIQUE VASCONCELOS Y CRUZ: Gracias, senador Madero.

Ahora quisiera ceder la palabra al senador Ramírez Aguilar para que dé su mensaje de bienvenida.

SENADOR OSCAR EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR: Muchas gracias, senador Vasconcelos.

A todos los senadores y senadoras de la Comisión de Puntos Constitucionales, de las demás comisiones que van a dictaminar.

Estamos ante un momento importante en la ratificación de este Tratado, de encontrarse los consensos con los grupos parlamentarios.

Estamos observando cómo, en la discusión de este tratado, se observa cómo aparece el tema de los aranceles, que es un tema completamente distinto a lo que aquí estamos discutiendo; por eso este Tratado tiene una resonancia importante, porque regula cada una de las actividades comerciales entre los tres países: México, Estados Unidos y Canadá.

Y destacaría uno muy importante, que es el tema del artículo 27 constitucional, que es la independencia y la soberanía en el tema de hidrocarburos; es decir, en el tema energético.

Mucho se dijo, mucho se plasmó que se perdía la autonomía, la intromisión de otras naciones en la explotación de estos hidrocarburos que se encuentran plasmados en nuestra Constitución, en el artículo 27.

Con ello, es una buena noticia para el país que se mantenga esta independencia.

También en el tema laboral, ya este Senado aprobó el convenio 98, que se pone a la vanguardia en la autonomía de los trabajadores en materia sindical, mejores salarios, y la aplicación de las legislaciones en cada uno de los países en donde se está celebrando este tratado.

Hablamos de la estructura del T-MEC, sus beneficios y, para ello, hoy son invitados miembros de la Secretaría de Economía, de Relaciones Exteriores, quienes van a abundar sobre los 34 capítulos que tiene este tratado, 34; estamos hablando de medio ambiente, estamos hablando de anticorrupción, estamos hablando de controversias internacionales, es decir, es muy amplio y esta reunión, la primera reunión que tenemos para desahogar el trabajo de dictaminación va a ser de muchas luces, quienes son parte del Gobierno Mexicano, y nos centremos en los beneficios y también en las asignaturas pendientes que han quedado en este nuevo T-MEC, anteriormente TLCAN.

Y que, evidentemente, tendremos la oportunidad en los próximos días de discutir en el Pleno, de aprobar en el Pleno o, en su defecto, también lo contrario, pero yo hago votos para que este Tratado salga por consenso y que en el siguiente, los próximos días que se hará el periodo extraordinario, tengamos la posibilidad ya de llegar con las posturas muy claras, como hemos sacado las otras reformas; esta no es una reforma, pero es un Tratado que evidentemente sienta un precedente en la vida comercial, política y social de estas naciones.

Mucho qué hablar, mucho qué discutir y, sin duda, será un día de mucho trabajo. Celebro el gran interés de las comisiones que el día de hoy nos acompañan.

Muchas gracias, senador Vasconcelos, y esperando que estos trabajos sean de mucho beneficio para México y para los productores comerciales.

SENADOR ENRIQUE VASCONCELOS Y CRUZ: Muchas gracias, senador.

Enseguida cedo la palabra a la senadora Cruz Blackledge, para que dé su mensaje de bienvenida.

SENADORA GINA ANDREA CRUZ BLACKLEDGE: Muchas gracias, presidente Vasconcelos.

Embajador Jesús Mario Chacón Carrillo, Director General para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, sea usted bienvenido a este Senado de la República.

Doctora Luz María de la Mora Sánchez, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, bienvenida.

Servidores públicos que los acompañan; compañeras senadoras, compañeros senadores:

El nuevo tratado comercial con los Estados Unidos de América y Canadá, es una oportunidad privilegiada para ratificar la vocación de México como país abierto al mundo, plural, incluyente, diverso, con fuertes intercambios comerciales y con lazos diplomáticos cada vez más diversos y sólidos.

América del Norte, es hoy una de las regiones más prósperas del planeta, con más de una cuarta parte de la riqueza mundial generada. Ese es el tamaño de nuestros retos y la dimensión de la problemática que enfrentamos si buscamos una mayor integridad comercial.

Para los integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte, que me honro en presidir, es de la mayor importancia escuchar sus apreciaciones acerca de los alcances del nuevo acuerdo comercial, así como de los principales problemas que enfrentamos para su plena operación en nuestro país.

Como en todo proceso de negociación de alto nivel, estamos conscientes de que hubo concesiones, pero también logros importantes de apertura comercial, así como en temas novedosos, como el comercio digital, un nuevo capítulo anticorrupción y otros sobre asuntos de política macroeconómica y tipo de cambio.

Un tratado de esta naturaleza que comprende a una región tan compleja y dinámica, exigirá sin duda el desarrollo de capacidades institucionales, adecuaciones a nuestro marco jurídico y fortalecimiento de nuestra infraestructura, como es el caso de las aduanas.

Además, estaremos sujetos a criterios de transparencia, intercambio de información, buenas prácticas comerciales, principios científicos y mecanismos alternativos de solución de controversias.

Todo ello exige medidas de gran trascendencia, políticas de Estado articuladas y voluntad entre las partes para hacer que, sobre la tendencia a la cerrazón, al aislamiento y al proteccionismo, prevalezca la apertura, el diálogo permanente y las condiciones justas de competencia en la región.

Estamos en un mundo en el que la integración comercial es irreversible. Tratar de regresar a economías cerradas y entrar en guerrascomerciales, son prácticas estériles que perjudicarán a las naciones, limitan sus posibilidades de crecimiento y afectan el futuro de los ciudadanos.

Sólo deseamos que la pronta aprobación de este instrumento dé una señal clara a nuestros socios comerciales de que México dará la certidumbre al comercio internacional y buscará estar a la vanguardia en materia de apertura económica con la convicción del fortalecimiento de nuestras instituciones y mejora de nuestro orden jurídico, así como de las regulaciones internas.

Agradecemos el intercambio que hoy sostenemos con las autoridades del Gobierno Federal. Es otro paso importante para este Senado de la República.

Sin embargo, dada la importancia de un tratado de esta naturaleza, creemos que lo deseable hubiera sido recibir precisamente a los titulares de ambas secretarías, de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de la Secretaría de Economía.

Les reitero la bienvenida a este Senado de la República y tengo la plena confianza de que esta reunión contribuirá sustancialmente al análisis y al proceso de discusión de este nuevo instrumento histórico para México.


Por su atención, muchas gracias.


Gracias Presidente, es cuanto.

SENADOR HÉCTOR VASCONCELOS Y CRUZ: Muchas gracias senadora Presidenta.


Después de dar mi propia bienvenida formal a los funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de la Secretaría de Economía que nos visitan, el embajador Chacón y la doctora de la Mora, para continuar con la reunión, cedo la palabra al embajador Chacón Carrillo, director general para América del Norte, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, para la presentación general del T-MEC.

EMBAJADOR JESÚS MARIO CHACÓN CARRILLO: Muchas gracias senador Vasconcelos.

Es realmente un honor para nosotros estar aquí y creo que hablo en nombre de mi colega también de la Secretaría de Economía.

Como dijo la senadora Gina Cruz, quizá el nivel jerárquico es bajo, pero créannos que nuestra devoción nuestra dedicación al trabajo es muy alta. Lo entiendo, pero quiero comentar eso.

Como dijo el senador Vasconcelos, este es un momento histórico. Realmente tenemos que aprovechar la oportunidad y cuanto antes avanzar con este nuevo Tratado México, Estados Unidos y Canadá.

El senador Gustavo Madero también señala que es un momento crucial y señala que ha cambiado la sociedad en los tres países desde que teníamos el anterior acuerdo.

El rol del Senado es analizar y, en su caso, aprobar este Tratado que, créanme, tiene muchas ventajas sobre el que teníamos anteriormente.

Quisiera yo señalar aquí también palabras del senador Ramírez Aguilar. Él se refirió con especial énfasis al tema energético y al tema laboral.

Muy bien señalado, creo que son dos puntos en donde mostramos novedades, mostramos avances y se defendió muy bien el papel de México, la posición de México.

Él menciona que sienta precedentes para tres países. No sólo para los tres países, al igual que el TLCAN, cuando comenzó en 1994, estoy seguro de que este nuevo Tratado también sentará precedentes para todos los países, los futuros tratados que se negocien seguirán este modelo con toda seguridad.

La senadora Gina Cruz habló también de la oportunidad privilegiada para abrirse más al mundo. En el mundo actual, como usted señaló, no podemos estar aislados, tenemos que abrirnos, tenemos que competir y este Tratado nos da las bases para una mejor competencia a nivel mundial.


Permitirá que la región de América del Norte sea más competitiva frente a otros países y esto es muy importante. También señaló que nos dará certidumbre. Por supuesto, nos va a dar certidumbre y esto permitirá una mayor inversión.

Tendremos que trabajar mucho en un tema que usted conoce bien, el tema de aduanas. Nuestra aduana, nuestra frontera, requiere un tratamiento especial. Es una zona de nuestro país que nos da mucho al resto de México y que tenemos que atenderla con especial cuidado.

Así lo estamos haciendo en el tema de cruces fronterizos, en el tema de puentes, en el tema de agua, tan valiosa en nuestra zona fronteriza y mencionaba que es un acuerdo de vanguardia. Así es por los capítulos que toca.

Como mencionaba yo antes, el TLCAN, para nosotros, NAFTA para los norteamericanos, ALENA para los canadienses, fue un acuerdo que rompió moldes, abrió camino y marcó un rumbo.

Fue el primer acuerdo de libre comercio fuera de la Unión Europea y se convirtió en el modelo a seguir por todos los demás acuerdos que lo siguieron. Yo creo que estamos en la misma situación ahora y, como mencionaba, el T-MEC va a ser el nuevo modelo.

Ahora, el T-MEC, el USMCA o el CUSMA, como dicen los canadienses, tiene tres áreas principales que son nuevas. Primero, el mecanismo de solución de controversias, que se hace más claro. Menos ambiguo, ya que antes podían seguirse diferentes caminos para ello.

Has dos temas como comercio electrónico, reglas para propiedad intelectual en biomedicinas y los acuerdos paralelos de temas ambientales y laborales antiguos, son ahora parte del cuerpo del acuerdo.

El capítulo de energía es nuevo y contiene pronunciamientos sobre la protección a la soberanía en materia de hidrocarburos. Yo creo que enfatizaría que ese capítulo de energía es una de las grandes innovaciones en este nuevo T-MEC, porque confirma la soberanía del país en el sector energético, dejando muy claras las facultades del Estado Mexicano. Es uno de los aspectos centrales y reconoce el derecho soberano de México a regular y a modificar sus leyes.

La realidad económica, comercial, de América del Norte se transformó radicalmente en los años que lleva en operación el TLCAN.

Entre 1994 y 2019 hubo un periodo de rápido crecimiento del comercio entre los tres países y también de corrientes de inversión que crearon la economía integrada de la que gozamos hoy, en donde quizá la industria automotriz es la mejor muestra del éxito del tratado anterior.

El sector más exitoso de integración, el automotriz, es quizá también el que tuvo cambios más importantes dentro de las reglas de origen, reglas de origen que son el corazón de un tratado, porque define realmente qué productos se pueden considerar fabricados regionalmente.

El contenido regional, como ustedes bien los saben, pero no está por demás repetirlo, subió de 62 a 75 por ciento y se definieron claramente los siete componentes que tienen que ser manufacturados en América del Norte.

Cuando el subsecretario Jesús Seade, encargado de la negociación en la última parte, habla sobre esto, les pide a sus escuchas, a sus oyentes, que se imaginen un auto y que vayan poniendo un color sobre un auto blanco y dice: vean los siete componentes que tienen que ser fabricados en la región: motor, suspensión, transmisión, dirección, batería, chasis y carrocería.

Como ven, ya cubrimos el carro de colores y queda muy poco que pueda venir de otra región.

Además de todo esto, 70 por ciento del acero tiene que ser producto de la región y 40 por ciento del auto fabricado en donde los salarios sean de 16 dólares por hora.


De esto, 15 por ciento puede ser ingeniería o administración, 25 por ciento materiales y costos de manufactura e investigación y desarrollo.

Como ven, es un acuerdo que favorece la inversión, porque para cumplir estas estrictas reglas de origen en el sector automotriz, es necesario fabricar casi todo un auto aquí y lo que no tenemos en este momento para integrar un auto, tendrá que crearse con nuevas inversiones, con nuevas plantas, que traigan inversión y tecnología de diferentes regiones del mundo, para integrar la industria automotriz de México.

El nuevo acuerdo también –y con esto termino una corta intervención– tiene varios componentes de lo que es la agenda social, que comprende la parte laboral, la protección ambiental, la lucha contra la corrupción, el apoyo a la pequeña y mediana empresa y la identidad cultural.

Es un acuerdo, un tratado muy novedoso.

Con esto traté de dar solamente un bosquejo muy rápido, porque sé que la subsecretaria Luz María de la Mora trae una muy buena presentación, donde podrán ustedes ver con más detalle lo que es el T-MEC.

Muchas gracias.

SENADOR HÉCTOR VASCONCELOS Y CRUZ: Muchas gracias Embajador.

Continuando con la reunión, quisiera ceder la palabra a la doctora Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior, de la Secretaría de Economía, para la presentación general del Tratado.

SUBSECRETARIA LUZ MARÍA DE LA MORA SÁNCHEZ: Muchas gracias senador Vasconcelos, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Saludo al senador Oscar Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales.

Senador Gustavo Enrique Madero Muñoz, presidente de la Comisión de Economía.

Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de América del Norte.

Embajador Mario Chacón, director general para América del Norte.

Senadores y senadoras aquí presentes:

Es para nosotros, de la Secretaría de Economía, una distinción el poder estar el día de hoy con ustedes en esta reunión de Comisiones Unidas, para poder informar sobre lo que la Secretaría de Economía, como responsable de la política comercial de México desempeñó en términos de la negociación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá y, también, para nosotros es una oportunidad el poder tener esta discusión el día de hoy, para poder comentar el contenido del Tratado México, Estados Unidos y Canadá.

Quisiera, antes de empezar, trasladar el saludo de la doctora Graciela Márquez, secretaria de Economía, quien está muy pendiente de esta discusión y que nos ha pedido hacerles saber que ella ha dado seguimiento muy puntual a todos y cada uno de los temas relacionados con lo que le corresponde a la Secretaria de Economía relativo a la implementación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá.

Y toda la disposición de parte de la Secretaria de Economía para trabajar con estas Comisiones Unidas, para trabajar con el Senado en toda la información que se requiera, para que esta Soberanía pueda tomar la decisión que esperamos sea positiva, relativa a la aprobación de este Acuerdo.

Como ya se señaló por las intervenciones de los senadores que me antecedieron, efectivamente, este es un Tratado que es fundamental para la economía mexicana.

Es un Tratado que es importante por la certidumbre que da al rumbo de la economía, por la clase de reglas que contiene y por la previsibilidad que le da al empresario, al inversionista, al agricultor, al ciudadano, con respecto a un acuerdo que ha demostrado ser un motor para el crecimiento de la economía mexicana.

El comercio exterior de México es, sin duda alguno, uno de los factores de crecimiento, de actividad económica, es un factor de empleo, de desarrollo y sabemos que los resultados que tenemos al día de hoy son positivos.

También hay retos, hay retos que hay que enfrentar y precisamente nosotros estamos tomando este acuerdo renegociado, modernizado y adecuado a las realidades del Siglo XXI, como una forma de seguir impulsando a la economía mexicana.

Quisiera comentar sobre los resultados del TLCAN a 25 años, para posteriormente pasar a comentar sobre el contenido del Acuerdo.

Como ustedes saben, el Tratado México, Estados Unidos y Canadá, tuvo la posibilidad de crear una zona de libre comercio que representa un poco más del 11 por ciento del comercio internacional, representa más del 27 por ciento del PIB a nivel global y comprende casi 500 millones de personas.

Esta zona de libre comercio y la integración que logramos a través de estos años nos permitió que la economía mexicana tuviera una transformación significativa.

Las instituciones, los cambios que se dieron gracias al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, permitieron que la plataforma de producción manufacturera en México tuviera una transformación muy significativa.

Es cierto que hay retos aún que afrontar, pero México sigue un paso hacia adelante en la modernización de su planta productiva.

En los años 80, las exportaciones mexicanas de manufactura representaban solamente el 38 por ciento. En 2018, éstas representan más del 83 por ciento.

Modificamos nuestra plataforma exportadora, México se convirtió en sexto productor mundial de vehículos y el cuarto exportador a nivel mundial.

Somos el sexto proveedor de partes aéreas hacia los Estados Unidos, somos el tercer exportador mundial de productos y servicios de tecnología de información.

Somos el décimo tercer exportador a nivel mundial, si consideramos a los países de la Unión Europea de manera separada, y somos el quinto receptor de inversión extranjera directa.

También quiero decir que somos el décimo productor mundial en el sector agroalimentario.

Entonces, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte es una historia en donde México ha podido integrar su economía a los mercados mundiales.

Es cierto que los estados del norte y del centro del país han sido más exitosos en esta integración y el reto de la actual administración, y por eso el presidente López Obrador ha señalado la intención de promover el desarrollo del Sursureste, porque creemos que, integrando a los estados del sur, a las empresas del sur, vamos a poder tener una mayor vinculación, y esta vinculación va a generar esas dinámicas de crecimiento económico y de creación de empleos.

El comercio a nivel regional, el comercio de México con Estados Unidos y Canadá tuvo un crecimiento de más de seis veces entre 1993 y el 2019, donde vemos un crecimiento muy significativo de las exportaciones mexicanas de 44 mil millones de dólares en el 93, a más de 358 mil millones en 2018.

Igualmente, en el sector agroalimentario, el sector agroalimentario fue un sector que se transformó de una manera muy significativa a raíz del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

A partir del 2013, México se convierte en un país superavitario en términos de exportaciones del sector agroalimentario a Estados Unidos y a Canadá, con un comercio de 50 mil 700 millones de dólares.

México, Estados Unidos y Canadá, nos complementamos los tres sectores.

En términos agroalimentarios, México es un exportador importante de frutas, hortalizas, algún tipo de carnes y somos importadores de productos como lácteos y algunos cárnicos y granos.

Igualmente, el comercio a nivel sectorial muestra una gran participación, no solamente en sectores donde México es ya productor emblemático, sino sectores donde se muestra una clara integración productiva en la región.

En el sector automotor, en el sector tanto de producción de vehículos pesados, ligeros y autopartes, hay una integración productiva con América del Norte, donde México es un importante actor en lo que se refiere a la producción de vehículos y de autopartes.

Igualmente, en otros sectores como el electrónico, eléctrico, maquinaria, químicos, hay un comercio intra firma e intra-industria muy importante, donde el contenido que, la producción mexicana de exportaciones incorpora el 40 por ciento de contenido de los Estados Unidos. ¿Esto qué significa? Que cuando México exporta, Estados Unidos también exporta.

Esta integración productiva nos ha permitido ser parte de las cadenas regionales de valor y de las cadenas globales de valor y el reto para nosotros está en buscar integrar más contenido nacional, más contenido local en esas cadenas de valor y también en agregar más valor.

El comercio exterior de México también es un sector donde el empleo es mejor pagado que el empleo que no tiene vinculación al sector exportador.

En este sentido vemos que, en esta gráfica, desde el 2009 hasta el 2015 hay una brecha entre los empleos que no tienen vinculación al sector exportador y los que sí tienen una vinculación, con un beneficio de 30 por ciento superior al salario promedio nacional.

Ahora, siendo este el resultado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte a nivel obviamente muy general y dando algunos indicadores muy generales, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, del T-MEC, vino por un pedido de los Estados Unidos, aun cuando nosotros ya sabíamos que este es un tratado que se tenía que modernizar, que se tenía que actualizar.

Un tratado que se negoció en los años 90, respondía a una dinámica de un comercio donde las cadenas regionales de valor no estaban desarrolladas como están hoy, y las reglas del comercio del siglo XXI son reglas que tienen que reflejar la fábrica global que existe el día de hoy.

Hoy por hoy, el comercio internacional es un comercio sobre todo intrafirma e intraindustria. Y nosotros lo que estamos buscando, es participar en ese comercio intrafirma e intraindustria, de una mejor manera para tener mayores beneficios para nuestro país.

De ahí que el Tratado México-Estados Unidos-Canadá, contiene disposiciones modernizadas, como se muestran aquí en los capítulos que están en rosa, y capítulos nuevos; todo en su conjunto es un tratado que lo que busca es dar certidumbre, predecibilidad y una mejor participación de la economía mexicana, precisamente para reflejar esta economía del siglo XXI, hacia donde nosotros nos queremos dirigir.

Ahora, ¿en qué consistió la modernización?

Brevemente, y de una manera muy general, voy a hablar sobre algunos capítulos que son relevantes para esta discusión. Y obviamente, nosotros nos ponemos a sus órdenes para darles mayores detalles.

Los capítulos de reglas de origen y procedimientos de origen se modernizaron, precisamente para reflejar esta nueva realidad con respecto también a la proveeduría en la región. El tipo de insumos que tenemos, buscando siempre atraer la inversión a la región sin tampoco crear camisas de fuerza que nos impidan atraer inversiones y también insumos, materiales y equipo que requerimos para poder ser competitivos como región.

En este sentido, hubo cambios a las reglas de origen y también cambios a procedimientos relacionados al origen.

Reglas específicas de origen que tuvieron cambios, fueron productos químicos, automotrices, televisiones y manufacturas eléctricas y otros productos como goma arábica, fibra óptica, manufacturas de vidrio, titanio y acero.

Las reglas de origen del sector automotor, probablemente fueron las reglas más difíciles de negociar, que llevaron más tiempo, y que implican cambios profundos en lo que se refiere a la producción en América del Norte.

Lo que se buscó fue asegurar una participación de la industria mexicana, de la industria establecida en México del sector autopartes, vehículos y camiones; para asegurar nuestra participación.

Hay cuatro componentes dentro de esta regla de origen que hay que cumplir, que tiene que ver con el valor de contenido laboral, con acero y aluminio, 70 por ciento debe de ser originario de América del Norte; un 75 por ciento de valor de contenido regional del vehículo y autopartes que se dividen en esenciales, principales y complementarias.

Igualmente para los vehículos pesados, lo que cambia son los niveles de contenido regional. Estos contenidos regionales tienen una transición, algunos que van a poder cumplirse en tres años y algunos casos especiales, dos años más.

En el sector textil y confección, también hubo algunas modificaciones, sobre todo para reflejar acuerdos trilaterales para modificar reglas de origen, que reflejen el nivel de insumos, la calidad de insumos que requiere la confección en la región.

Se establecieron mecanismos de cooperación aduanera y textil; verificaciones más estrictas para evitar la triangulación o la ilegalidad en el comercio; y se mantuvo la regla de origen de hilo en adelante, con nuevos requisitos.

Se preservan los niveles preferenciales para poder importar de terceras regiones, para prendas, telas e hilos; y se preserva el régimen especial de este sector, que es clave para que la participación mexicana siga teniendo presencia en este sector.

En lo que se refiere a administración aduanera y facilitación del comercio, por una parte se establecieron medidas sobre la facilitación del comercio, que sabemos que son claves y fundamentales para mantener una integración productiva, eficiente y un comercio dinámico.

Se establecieron también medidas sobre la aplicación y cumplimiento de los procedimientos aduaneros, lo que se llama la implementación, asegurar que la implementación se dé cabalmente y que cuando haya alguna violación también haya consecuencias.

Se establecieron disposiciones para agilizar el movimiento, el levante y el despacho de mercancías, y se creó el Subcomité de Aplicación de Procedimientos Aduaneros, para poder identificar prioridades regionales de interés mutuo y programas para detectar, prevenir y combatir ilícitos en la aduana.

Para nosotros este tema aduanero es fundamental, porque en la medida en que se mantenga una operación aduanera efectiva y eficiente, vamos a poder asegurar la competitividad de México y de la región.

Ahora, en lo que se refiere a anexos sectoriales, los obstáculos técnicos al comercio por primera vez se incorporan este tipo de anexos al acuerdo. Son anexos que buscan prevenir y eliminar obstáculos al comercio y facilitar el comercio de bienes en sectores específicos.

Estos anexos sectoriales fueron trabajados con el sector privado, de manera que tenemos el día de hoy nueve sectores, comida preempacada y bebidas no alcohólicas, bebidas destiladas, vinos, cerveza y otras bebidas alcohólicas, productos farmacéuticos, dispositivos médicos, cosméticos, tecnología de información, sustancias químicas, fórmulas alimenticias y normas de eficiencia energética.

Estos anexos sectoriales son un avance con respecto a la aplicación de obstáculos técnicos al comercio en el TLCAN, T-MEC ahora, y lo que buscan es precisamente asegurar que la normativa técnica que tienen que cumplir los productos en el comercio en América del Norte, sí reflejen las reglas que cada uno de los países nos hemos dado y que no generen costos innecesarios al productor y exportador.

El comercio digital es otra de las áreas novedosas en este tratado.

El comercio digital es un sector que no existía cuando negociamos el primer Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y lo que busca es precisamente llevar a nuestra región a la economía del siglo XXI a la economía digital. De ahí que las características más destacadas de estas disposiciones tiene que ver con el fortalecimiento de la protección de datos en las transacciones comerciales, garantiza el libre flujo de datos, evita imponer aranceles, derechos de aduana u otros cargos a productos digitales, promueve el libre acceso a datos públicos generados por el Gobierno, incentivan la cooperación en seguridad y, bueno, también refleja lo que es el comercio electrónico en la región.

El comercio electrónico en México, por ejemplo, ha tenido crecimientos exponenciales en los últimos tres años, y creemos que, a través del comercio electrónico, a través del comercio digital podemos tener una herramienta muy efectiva para la democratización y la inclusión de mayores actores en el comercio.

Sabemos que a través del comercio digital más mujeres participan en el comercio internacional, más pequeñas y medianas empresas, más regiones, y es una forma de realmente llegar a todos y cada uno de los ciudadanos que quieran participar. Es una forma no solamente de acceso y de inclusión sino de democratización del comercio exterior de México a lo largo de todo el país.

También en lo que se refiere a derechos de propiedad intelectual, hubo una renovación y una modernización del acuerdo.

Los derechos de propiedad intelectual son esenciales para asegurar que la innovación y la inversión se dé en la región. México y la región de América del Norte requerimos asegurar que las inversiones que se den en innovación y desarrollo, en valor agregado, estén protegidas. Esto es lo que hace que la región sea atractiva a la inversión y que pueda asegurar que sí van a llegar esas inversiones, que se van a quedar aquí y que se van a desarrollar.

En este sentido, se establecieron estándares mínimos de protección a los derechos de protección intelectual, que van a promover no solamente la aprobación de la innovación sino también la transferencia de tecnología en beneficio recíproco de productores y usuarios del sistema. Hay una diversidad de aspectos que tienen que ver con tratamiento de marcas, patentes, indicaciones geográficas, secretos industriales, diseños industriales, derechos de autor, etcétera.

Es un capítulo muy completo, que lo que busca es reflejar esa protección que requiere la innovación del siglo XXI.

También en temas nuevos, nuevos en el sentido de que son disposiciones que van más allá de lo que se había negociado en los acuerdos paralelos ambiental y laboral.

A diferencia del acuerdo del TLCAN, en esta ocasión en el capítulo ambiental y el capítulo laboral, se integran dentro del acuerdo y, muy importante, son sujetos del mecanismo de solución de controversias.

El capítulo ambiental tiene disposiciones específicas que tiene que ver con políticas y prácticas comerciales ambientales, tienen que ver con obligaciones de acuerdos multilaterales de medio ambiente.

Establecen elevados niveles de protección, una aplicación efectiva de las leyes y temas muy específicos que tienen que ver con directamente el comercio en la región; como pueden ser subsidios a la pesca, la conservación del recurso pesquero, el combate al tráfico de especies de flora y fauna silvestre.

Y también prevé mecanismos tanto de cooperación como de intercambio de información y, como les decía, sujeto al mecanismo de solución de diferencias.

El tema de pequeña y mediana empresa se establece por primera vez en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el reconocimiento de que la pequeña y mediana empresa es esencial para fortalecer las cadenas globales de valor y para fortalecer la participación de todos y cada uno de los actores en el comercio, que pueden participar en México.

Busca la incorporación de estas cadenas a través de mecanismos que permitan una mayor participación de PyMES, a través de cooperación, información, intercambio de experiencias y asegurar que las pequeñas y medianas empresas estén en el centro de las políticas públicas, que van a permitir la aplicación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá.

Un tema también que es muy relevante es el que tiene que ver con anticorrupción. Esta no es la primera vez que se integra en un tratado en el que México ha participado.

También tenemos el tema anticorrupción en acuerdos previos, como el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, o el Tratado Modernizado con la Unión Europea-México.

Sin embargo, en este caso, el tema relacionado con prácticas anticorrupción tiene mucho que aportar en temas de cómo vamos a conducir los negocios vinculados a la legalidad a nivel de gobierno, a nivel de empresas y a nivel intergubernamental y lo que busca es prevenir actos de corrupción, penalizar aquellos actos de corrupción que se detecten vinculados al comercio y la inversión y hay obligaciones para el sector público y también para el sector privado.

En lo que se refiere a buenas prácticas regulatorias, este es un tema muy importante, porque precisamente ayuda a que la regulación se dé en condiciones de promoción de competencia económica y no genere obstáculos innecesarios al comercio.

Se crean disposiciones aplicables a todo el proceso regulatorio, para asegurar que la regulación sea una regulación efectiva, una regulación eficiente, una regulación que realmente logre el objetivo de crear las condiciones correctas de competencia, sin que ello lleve a costos innecesarios para el operador económico.

Se crea un Comité de Buenas Prácticas Regulatorias, para que se fomente la competitividad regulatoria y se promueva la cooperación regulatoria entre las partes.

Y relacionado con el tema de solución de controversias y remedios comerciales, este es uno de los pilares fundamentales del Tratado; y la razón por la que es un factor fundamental, es porque es el mecanismo que nos pueda asegurar que cuando una de las partes no cumple con sus obligaciones, hay una forma por la cual podemos resolver nuestras diferencias.

En este sentido, tenemos tres mecanismos de solución de diferencias: el mecanismo inversionista-Estado, que sí tiene algunas adecuaciones en donde, para reclamar violaciones, se reserva a ciertos servicios en los que se participa, servicios de, por ejemplo, inversiones en hidrocarburos, telecomunicaciones, generación de energía, transporte e infraestructura.

En el caso específico de Canadá y México, se reserva el capítulo inversionista-Estado, que se va a aplicar bajo el tratado integral y progresista de asociación Trans-Pacífico.

El que tiene que ver, el segundo capítulo que tiene que ver con solución de controversias, en este caso remedios comerciales, es lo que conocemos hoy como el Capítulo 19 del TLCAN.

Este Capítulo básicamente se mantuvo sin cambios, se mantienen las disposiciones en el sentido de que un privado puede cuestionar o puede iniciar un caso cuando considere que una autoridad investigadora ha realizado la investigación y la determinación en condiciones que lo ponen en desventaja y se puede cuestionar esta investigación.

Y por último, el capítulo Estado-Estado, que es hoy el capítulo 20 del TLCAN, se preserva el mecanismo y mejora algunas disposiciones, por ejemplo, cuestiones de cooperación para dirimir controversias, los procesos de consulta, los procesos de conciliación, audiencias, etcétera.

Pero sí creemos que estos tres capítulos le dan una fortaleza institucional al Acuerdo y permiten, a los tres países, llevar a utilizar este tipo de mecanismos cuando las obligaciones se hayan transgredido.

Y por último, quisiera comentar el tema de las cartas paralelas.

Como ya se comentó, estas son seis cartas que tienen que ver con las medidas extraordinarias.

El caso de la sección 2-32, en caso de que Estados Unidos lo decidiera aplicar en términos generales, en caso de que se aplicara para el sector de automóviles y autopartes, y, también, el derecho que tiene México de utilizar el mecanismo de solución de diferencias, en caso de medidas extraordinarias de la sección 2-32.

Para el tema de propiedad intelectual, también se establecieron cartas que tienen que ver con el Acuerdo relativo a la protección comercial efectiva conforme al Artículo 20-49 de productos biológicos, aclara que la implementación de la protección comercial efectiva que se otorgue a medicamento biotecnológicos es sin prejuicio de que una parte estipule un plazo durante el cual la solicitud de registro sanitario de un producto biocomparable no pueda ser presentado.

También está la carta relacionada con el acuerdo relativo al uso de ciertos términos para que esos producidos y comercializados en ambos países, que tiene que ver básicamente con protecciones de indicaciones geográficas, cómo se comercializan actualmente y los productos que puedan utilizar estas denominaciones y el Acuerdo relativo al alcance del término usuarios previos.

Usuarios previos, también vinculado a temas de indicaciones geográficas que confirma el entendimiento de México sobre el término usuarios previos, acordado en el Tratado México-Unión Europea, modernizado.

Yo sé que me pasé un poco de tiempo, senador.

Le agradezco su atención, les agradezco su atención y estamos a su disposición para seguir comentando sobre estos temas.

Muchísimas gracias.

Texto y Foto: Senado de la República