Ricardo Monreal llama a evitar provocaciones, dejar a un lado guerra sucia y votar en paz el 5 de junio

Ciudad de México, 29 de mayo de 2022

Reitera llamado para cuidar elecciones en Tamaulipas, Aguascalientes y Durango

El coordinador parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, aseguró que en este momento las y los ciudadanos ya definieron el sentido de su voto, por lo que la “guerra sucia” no tendrá ningún resultado positivo para quien promueve esta práctica nociva y perniciosa.

Monreal Ávila hizo un llamado para que todos tengamos calma y no aceptemos provocaciones, y para que el Instituto Nacional Electoral y el Gobierno Federal, a través de sus instituciones, cuiden la elección, particularmente en Tamaulipas, Aguascalientes y Durango.

En un mensaje que publicó en redes sociales, el senador reiteró su convocatoria a todos los actores políticos para la concordia, para que la gente vote en paz en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Tamaulipas y Quintana Roo, que no surja ningún incidente y que no hagamos caso de esta guerra sucia tan brutal que se ha desarrollado en el proceso electoral.

Refirió que estas dos últimas semanas ha sido particularmente intensa la guerra sucia, pues en los seis estados donde habrá elecciones se ha profundizado la descalificación, la crispación, la confrontación y el contraste.

Lamentablemente, señaló, se han difundido miles de panfletos ofensivos, comunicaciones, grabaciones, actos de espionaje, denuncias penales, acusaciones de todo tipo y noticias falsas que se dan como ciertas y verdaderas.

Pero, advirtió el líder de la mayoría legislativa en la Cámara de Senadores, se trata de una práctica nociva y perniciosa que se debe de cambiar.

“Soy de los que piensa, por mi experiencia acumulada en las elecciones de muchos años, décadas, de que la gente decide 10 días antes de la elección. Es decir, en este momento la gente ya decidió su voto”.

La guerra sucia, las noticias falsas, el espionaje, las denuncias inexistentes por delitos que no existen, acotó, tienen efecto en un sector de indecisos que no determina, salvo en elecciones cerradas, la decisión final.

Por eso, “lo que aconsejo es que no aceptemos la provocación, que mantengamos la calma, porque la gente ya decidió y, a pesar de la intensidad, la guerra sucia no tendrá ningún resultado final positivo.

Monreal Ávila recordó que en el pasado, los integrantes del movimiento también fueron perseguidos, espiados y “sobre nosotros se fabricaron delitos falsos, se denunció falsamente y se demostró con el tiempo que eran infamias”.

Sin embargo, tuvieron ecos en su momento, ecos positivos para los adversarios. “Yo me resisto a que esas prácticas se actualicen con nosotros; no debe de ser”, advirtió.

El legislador también destacó que el Presidente de la República tiene mucha popularidad y, sin duda, trasladará parte de su apoyo a los candidatos de Morena y sus aliados, porque la gente confía en él, porque valora no sólo el proceso electoral, sino también el ejercicio de Gobierno.

“Todas las elecciones son referéndum de gobiernos locales y del Gobierno Federal. La mejor prueba son las elecciones para castigar, o para premiar un gobierno”, concluyó.


Ciudad de México, 29 de mayo de 2022

Mensaje del senador Ricardo Monreal, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, sobre no aceptar provocaciones y mantener la calma en las próximas elecciones, porque en México no hay lugar para la guerra sucia y la persecución política

Qué tal. Buen domingo.

Hoy estamos preparando la agenda de la semana. Es domingo 29.

Pero más tarde estaremos en Hidalgo, en Pachuca, en el cierre de campaña de nuestro amigo Julio Menchaca, senador con licencia.

Estas dos últimas semanas han sido particularmente intensas, de guerra sucia.

En todos los estados donde habrá elecciones, se ha profundizado la descalificación, la crispación, la confrontación, el contraste.

Lamentablemente, miles de panfletos ofensivos, miles de comunicaciones, grabaciones, espionaje, denuncias penales, denuncias de todo tipo, noticias falsas que dan como ciertas y verdaderas. Es una práctica nociva y perniciosa que considero debe de cambiar.

Soy de los que piensa, por mi experiencia acumulada en las elecciones de muchos años, décadas, de que la gente decide 10 días antes de la elección. Es decir, en este momento la gente ya decidió su voto.

Y la guerra sucia, las noticias falsas, el espionaje, las denuncias inexistentes por delitos no ciertos, tienen efecto en un sector de indecisos que no determina, salvo en elecciones cerradas, la decisión final.

Yo lo que aconsejo es que no aceptemos la provocación, que mantengamos la calma, que la gente ya decidió y que, a pesar de la intensidad de la guerra sucia, no tendrá ningún resultado final positivo.

Nosotros, en el pasado, fuimos opositores, fuimos perseguidos, fuimos espiados y sobre nosotros se fabricaron delitos falsos, se denunció falsamente y se demostró con el tiempo que eran infamias.

Sin embargo, tuvieron ecos en su momento, ecos positivos para ellos, para los adversarios. Yo me resisto a que esas prácticas se actualicen con nosotros; no debe de ser.

Y por eso hago un llamado a la concordia. Vayamos a votar todos en paz, que no surja ningún incidente y que no hagamos caso de esta guerra sucia tan brutal en una elección local.

El Presidente de la República tiene mucha popularidad. El Presidente de la República, sin duda, trasladará parte de su apoyo a los procesos porque la gente confía en él, porque valora no sólo las elecciones locales, sino también el ejercicio de Gobierno.

Todas las elecciones son referéndum de gobiernos locales y del Gobierno Federal. La mejor prueba son las elecciones para castigar, o para premiar un gobierno.

Y por esa razón hago un llamado a que tengamos todos calma y que no aceptemos provocaciones, y que el INE y el Gobierno Federal, a través de sus instituciones, cuiden la elección, tengan especial atención en Tamaulipas, Aguascalientes y Durango.

Pero en todos, los seis estados, debe haber vigilancia institucional.

¡Saludos!

Buen domingo.

Nos vemos más tarde en Hidalgo.

Texto y Foto: Senado de la República