Trascendió

QUE hoy lunes veremos algo muy interesante en Hidalgo.

Los diputados de Morena en el estado nomás no la ven llegar y quieren aprovechar la presencia de Andrés Manuel López Obrador en Tula, como parte de los actos conmemorativos de la Expropiación Petrolera, para entregarle una carta en la que denunciarán la “guerra política” que ha lanzado en su contra el gobernador Omar Fayad, detallando supuestos actos de corrupción en la administración estatal, pero el mandatario local, con quien el tabasqueño trae muy buena relación después de la tragedia de Tlahuelilpan, ha operado toda la semana para evitar que ingresen al acto protocolario.

Por lo pronto, en este mundo al revés en el que morenos están más lejos del Presidente que un priista, la bancada acordó interceptar a López Obrador bajando de su camioneta.

A ver si los dejan.

QUE hablando del Presidente, a más de 100 días de iniciado su gobierno, aún no se ha nombrado al titular del Consejo Nacional contra las Adicciones, cargo que fuera ocupado el sexenio pasado por Manuel Mondragón y Kalb, férreo opositor a la despenalización de las drogas, incluida la mariguana.

¿Será indicio del cambio de política en la materia?…

QUE la disidencia magisterial liderada por Eloy López en el estado de Oaxaca alista una movilización a Ciudad de México para concentrarse alrededor de la Cámara de Diputados los días miércoles y jueves de esta semana, justo cuando la mayoría parlamentaria de Morena, encabezada por Mario Delgado, y otras bancadas afinan los acuerdos en torno a la nueva reforma educativa.

El proyecto de dictamen no satisface a los activistas de la CNTE, pues, al incluir expresamente el concepto de rectoría del Estado sobre la educación, deja al sindicato un estrecho margen de maniobra respecto a nómina y plazas, entre otros aspectos del sistema educativo.

Se va a poner bueno.

Publicado por Milenio