Un libro y una entrevista

Ciudad de México, 12 de febrero de 2024

Aunque Pese

Por Salvador Martínez G.

En los últimos días, la entrevista que Vladímir Putin, Presidente de Rusia, concedió al periodista estadounidense Tucker Carlson atrajo la atención del mundo entero y en su reproducción en X, antes Twitter, ha rebasado las 200 millones de reproducciones y desestabilizado el modelo de control de la comunicación de Washington.

En México, el anuncio de la publicación del libro “Gracias”, del Presidente Andrés Manuel López Obrador, centró la atención nacional de propios y extraños y se afianzó como tema central de la agenda política en este periodo electoral.

Sin relación directa alguna, ambos acontecimientos son dignos de revisión.

En el caso de Putin, dejó en claro que la política rusofóbica de Washington ha fracasado y se erigió como fuerte golpe a las pretensiones reeleccionistas del desmemoriado Joe Biden, además de exhibir las mentiras de las acciones de política exterior estadounidense.

Por ejemplo, Estados Unidos prometió que no se ampliaría la OTAN y mucho menos se expandiría hacia el Este, que ningún país del extinto pacto de Varsovia sería incorporado, pero ha sucedido todo lo contrario, al grado de coquetear hoy hasta con la incorporación de Ucrania al Tratado del Atlántico Norte.

También se aclaró que la guerra de Ucrania persiste por la alimentación armamentista de Biden, en lugar de buscar una salida negociada de fondo a esta amenaza a la paz mundial.

En cuanto al libro de AMLO, que ya puede ser adquirido en línea, plasma en sus casi 500 páginas referencias históricas de los recientes años y anticipa ser la despedida de la vida política del tabasqueño.

Hay revelaciones, juicios y críticas en este libro en el que “ofrezco disculpa a mis adversarios. Nunca pensé hacer daño, me retiro sin odiar a nadie”, establece el de Macuspana a manera de testamento.

Habrá que leer a conciencia sus líneas y sus entrelíneas en el repaso de la vida pública de López Obrador. Ya regresaremos al tema.

SUSURROS

La abierta y pública aparición de Felipe Calderón en la vida política nacional es más que un hecho luego de que aparece en la foto con la candidata opositora, Xóchitl Gálvez, en su gira por España.

Por ello también es que su esposa Margarita Zabala es, de nueva cuenta, activista por el Partido Acción Nacional, y con ello Zavala y Calderón abanderan a los conservadores y buscarán ser los voceros de Xóchitl para tratar de darle un nuevo aire a la campaña de la hidalguense.

La ruta está marcada y en los próximos meses deberán de definirse los programas de gobierno de Xóchitl y de Claudia. La primera en defensa al capitalismo y la segunda por la justicia social y una mejor distribución de la riqueza. Entre más claras sean las propuestas, más fácil será la elección.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz