Mensaje del senador Ricardo Monreal Ávila, Coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República

Ciudad de México, 9 de junio de 2020

Algunos medios de comunicación, me han pedido mi opinión sobre lo que hoy el Presidente de la República anunció como un plan del bloque opositor amplio, llamado BOA.

Considero que estos sucesos no deben extrañarnos. Llevo participando en la política, más de 40 años, y los partidos políticos, las agrupaciones nacionales, las organizaciones siempre desarrollan y llevan a cabo planes y programas electorales que buscan la obtención del poder político.

Todos los movimientos sociales que se han constituido a través de la historia, lo hacen amparados en este derecho de agrupación y de expresión y de redacción, de planes y programas, que me parecen normales. No obstante, lo que se tiene que vigilar de manera escrupulosa, es que no se plantee la comisión de actos ilícitos o conductas antijurídicas.

Y, también se debe evitar la polarización, la confrontación violenta y la profundización del odio clasista y el rencor. Eso hay que erradicarlo.

La agrupación de intereses de grupos políticos, empresariales, incluso de comunicadores y líderes de opinión, entre otros, es lógico y es entendible. En la pluralidad de la sociedad, hay quienes comparten las ideas de la Cuarta Transformación y del cambio de régimen, iniciado por el actual Gobierno al frente del Presidente de la República, el licenciado López Obrador; pero hay también sectores, agrupaciones, personas que no están de acuerdo con la forma de conducir el Gobierno.

Lo cierto es que la lucha político-electoral por la renovación de la Cámara de Diputados federal, en su totalidad; de 15 gubernaturas, de presidencias municipales, de congresos locales, de regidores que, en su conjunto sumarán casi 4 mil puestos de elección popular en disputa, ha iniciado demasiado temprano.

Esta contienda del 2021, será la elección más grande de México, del México contemporáneo; por lo cual, es de esperar una gran dinámica, una gran movilización e incluso confrontación de ideas, ya que se postularán plataformas, ideales, principios de los distintos sectores de la población.

A lo que no debemos acudir ni apostar, es a la guerra sucia, difamatoria, a las fakes news, a los deeps news, que constituyen una degeneración de un proceso democrático que no vale la pena pervertir y que están alejados de nuestro ideal democrático.

En otro documento hecho público por el Presidente de la República, se reveló la existencia de redes y grupos que actúan y que arman  estrategias sistemáticamente contra el Gobierno. Estas acciones son por sí mismas, graves o delicadas, máxime si estas cuentas digitales, creadas ex profeso, son financiadas de manera ilegal con recursos públicos o provienen de empresas privadas que actúan al margen del derecho o si son incluso empresas extranjeras.

En esos casos, le corresponde al INE, Instituto Nacional Electoral, fijar las reglas del juego político; así como fiscalizar y generar y dictar medidas cautelares, para que la contienda no se desborde.

Lo que sí puedo asegurar,  es que por vez primera en la historia de México, se respetará el voto escrupulosamente, las prácticas que en el pasado imperaron, no tendrán lugar. El robo de votos, los operadores que degeneraban la voluntad democrática, en las que se usaban recursos públicos para beneficiar un partido o candidato, la compra de consciencias.

Eso no volverá a ocurrir en México, ahora es un delito grave. Estoy convencido, convencidísimo de que el Presidente de la República y la Fiscalía o las fiscalías, actuarán de manera escrupulosa, sin excepción, a la aplicación de la ley.

Al INE le corresponde investigar las conductas que hoy fueron señaladas y al país, le convendría abrir un compás de tiempo, que permita llegar, lograr una tregua política para prepararnos a la contienda del 2021.

Todos queremos que nuestra democracia se consolide. Todos queremos que la voluntad mayoritaria decida el rumbo del país.

No a la violencia. No a la confrontación ni al odio.

Vamos a la contienda democrática y a respetarnos todos.

Texto y Foto: Senado de la República